Rousey vs Bella es un retroceso para la evolución femenina en WWE

Rousey vs Bella es un retroceso para la evolución femenina en WWE

Bienvenido a otra nota en donde nos quejaremos de como WWE hace las cosas. E incluso cuando WWE tiene las mejores intenciones, todavía hay elementos que los seres quisquillosos podemos exponer.

Tal es el caso del evento Evolution, el primero de los eventos exclusivos de mujeres generados por WWE. El evento del 28 de octubre es un reconocimiento de que las superestrellas femeninas merecen más de lo que han recibido en los últimos años.

Es tal vez una decisión atrasada, pero la cartelera del evento ha abierto una lata llena de gusanos.

Idealmente, los mejor y más brillante que WWE tiene que ofrecer debe ser exhibido para probar que cualquier duda que nazca se elimine de principio a fin. Este evento debe ser uno de los mejores del año.

Pero si ese es el caso, ¿por qué Ronda Rousey debe defender el campeonato de mujeres de Raw contra Nikki Bella?

Esto se rumoreo por un tiempo, y cuando la lucha por equipo de las Bellas y Rousey contra el Riott Squad en Super Show-Down fue anunciado, parecía que WWE se dirigía en esta dirección. La recepción de la confirmación el lunes fue menos que sorprendente, y la pelea tiene algún razonamiento detrás de él.

Nikki es una de las mujeres más populares en el roster, y tiene un atractivo cruzado para los medios de comunicación, después de todo, WWE necesita publicidad. El éxito de la MMA de Rousey, incluso con un final no del todo glorioso, siempre le hará una historia valiosa para los medios de prensa orientados al deporte, mientras que Nikki Bella protagoniza dos reality shows.

A veces, WWE juega el juego de tener cobertura en los medios para conseguir más ojos en su producto fuera de los fanáticos acérrimos que estarán prestando atención sin importar lo que está pasando en pantalla.

En el papel, esto es una lucha de alto perfil: una estrella de reality y una ex campeona de MMA. Pero las luchas que se ven bien en el papel no siempre funcionan una vez que suena la campana.

Rousey es un atleta natural y ha impresionado bastante con sus relativamente pocas actuaciones en el ring, pero todavía es bastante nueva en esto, y su estilo no funciona bien con todo el mundo. Ella ha hecho bien con luchas cortas en los que está dominado, pero ella trabaja mejor cuando está con alguien que puede ayudar a entregar una lucha y dictar el flujo de las cosas, algo que nunca ha sido uno de los puntos fuertes de Nikki.

Bella ha mejorado desde su debut en 2008, pero nunca ha sido una atleta que logre derribar la casa en sus luchas. Por lo tanto, tener a esta veterana para trabajar frente a Rousey no es una receta garantizada para el éxito.

Rousey vs Bella

La reserva de la lucha también podría ser un problema. Nikki es sinónimo de la era de las divas, mientras que Rousey perfectamente representa el mayor enfoque de hoy en el atletismo y en el trabajo en el ring. La era de las divas tiene sus críticos, pero Nikki fue empujada como una estrella grande en la división y tener a Rousey dominando la lucha podría sin querer faltar el respeto a una era entera de la lucha de mujeres. En agosto, la ex campeona de mujeres de SmackDown Carmella habló muy bien de las mujeres que pavimentaron el camino para las oportunidades de alto perfil que ellas reciben ahora en WWE.

Si las gemelas Bella pasan por esta disputa como villanos que están representando esa época y que están hechas para parecer tontas, dará validez a la perspectiva de que la división de divas siempre fue algo débil. Mientras que la reserva de WWE de sus mujeres durante gran parte de la era de las divas era cuestionable, Paige, AJ Lee, Beth Phoenix, Kaitlyn e incluso Charlotte Flair mostraron que las mujeres merecían ser tratadas más seriamente como luchadores.

De una forma u otra, la WWE está en un aprieto. La falta de éxito atlético de Nikki fuera de la lucha hace que sea difícil para ella ser tomada en serio como una amenaza para una ex campeona de MMA. Pero si ella se presenta como más una estrella de reality que la ex campeona de divas de más larga duración, se alimenta la impresión de que no estamos completamente separados de la división de mujeres que existía a mediados de la década de 2000.

Sin embargo, ha sido raro que en los últimos tiempos WWE no reserve a los mejores talentos en el ring en los principales eventos de alto perfil. El ejemplo más claro fue WrestleMania 34, en donde fue Brock Lesnar y Roman Reigns en el evento principal, relegaron a Seth Rollins, Finn Balor, AJ Styles y Shinsuke Nakamura a luchas de segundo plano.

Para las mujeres, Becky Lynch y Charlotte Flair estarán en una misión de demostrar cómo las cosas han cambiado al electrificar a la multitud con su lucha de última mujer en pie. La final del Mae Young Classic no es tan importante como una lucha titular, pero será otra muestra de excelencia en el ring.

Pero el evento principal de un espectáculo es típicamente lo que se recordará, y la importancia de este espectáculo para la percepción de la lucha de la mujer pone una enorme cantidad de presión sobre una recién llegada, en Rousey y la recién regresada, Nikki Bella, que probablemente cerraran la noche en Evolution.

avatar
  Suscribete  
Notify of