La vida y la muerte de Roman Reigns face

El coro de abucheos que saludaba a Roman Reigns en Montreal tras Greatest Royal Rumble no era abiertamente diferente a la “reacción mixta” que normalmente recibe en cualquier ciudad, en cualquier parte del mundo. Pero su situación actual ha empeorado sustancialmente desde Wrestlemania 34.

No es primera vez que Reigns se ahoga cuando es empujado por la empresa.

Sus victorias por los títulos de WWE llegaron gracias a victorias sobre Alberto del río, Dean Ambrose, Sheamus y Triple H, cuatro hombres que nunca se habrían enfrentado en sus disputas con Reigns a un episodio de rechazo como el visto el lunes en Raw.

Sus fracasos del alto perfil vinieron en luchas contra Brock Lesnar, Braun Strowman y en una guerra con el micrófono frente a John Cena. Las estrellas apropiadas con el fanbase apropiado y auras apropiadas han transformado a Reigns en un perdedor apropiado.

Roman Reigns face un fracaso

Las audiencias elegirán a sus favoritos basándose en todo tipo de criterios diferentes, pero en última instancia, sólo apoyan a un eventual ganador. Dentro de una forma de arte en la que se controlan los resultados, la mala gestión inexcusable en el proyecto Roman Reigns, un proyecto de varios años, es quizás la acusación más condenatoria a la actual estructura torpe y añeja de fabricación de estrellas con la que trabaja WWE.

Para un artista que entra en su apogeo, esto debe ser enormemente decepcionante. Cuando una lesión a largo plazo que ayude a descomprimir un ambiente desfavorable parece una buena idea, sin dudas refleja que tienes un problema. Cuando tienes que confiscar carteles, editar los abucheos y reacciones, tienes un problema.

En resumen, si constantemente haces lo mismo, no puedes esperar otro resultado.

Deja tus comentarios

avatar
  Suscribete  
Notify of