¿Será exitoso el regreso de Paige a WWE ?

¿El regreso de Paige a WWE estará marcado por el éxito a largo plazo o destinado a otro final prematuro e inmaduro? Los rumores circularon durante semanas, pero Paige no regreso hasta al Raw de esta semana.

No era ningún secreto que ella había estado entrenando en Orlando en el centro de rendimiento de WWE y ahora tenemos una respuesta sobre qué marca representará. Personalmente, creo que SmackDown se habría beneficiado más de su presencia ya que Asuka será el foco principal de la imagen de Raw para el futuro previsible.

Sobre los problemas con Paige estos nunca han sido sobre su talento, sino que siempre ha sido sobre su actitud inmadura. Fue suspendida dos veces de WWE por consumo de drogas en agosto y octubre del 2016. Paige negó las acusaciones y citó “cuestiones de procedimiento” y el uso de medicamentos.

En lugar de asumir la responsabilidad de sus acciones, Paige uso las redes sociales para acusar una especie de persecución en su contra por parte de WWE, sin entregar ningún justificativo o prueba real de que era inocente.

En pocas palabras, las acciones de Paige antes y después de dejar WWE en el 2016 demostraron que no comprende el aspecto comercial de su profesión. Esto es posiblemente más importante que el lado del entretenimiento.

El otro factor era y probablemente aún lo es, su relación de momento “inactiva” con Alberto Del Rio. Paige en Snapchat comento que estaba soltera, pero esa declaración no es evidencia concreta de que ella y Alberto se hayan separado para siempre. Literalmente, todos los que alguna vez han roto con alguien pueden dar fe de cuán frágiles y efímeras son estas separaciones, por lo que el tiempo dirá si esta separación es permanente o no. Por su bien, debería serlo.

Sin querer hacer juicios de valor o creernos verdaderos santos, nos atrevemos a decir que esta asociación de Paige con Del Rio es una gran parte de lo que la condujo a su prolongada ausencia de WWE en primer lugar. Cualquiera que haya seguido su tumultuosa carrera sabe que Del Río es aquel tipo que hablar y actúa sin pensar, algo que le ha causado una cuota importante de dolores de cabeza a los promotores de lucha libre. Paige fue absorbida por esto.

Durante el draft de 2016, Paige y Del Rio que todavía trabajaban para la WWE, fueron enviados a marcas separadas debido a su relación tóxica. En abril de 2017, mucho después de su liberación de la compañía, Del Río lanzó una serie de promos intoxicadas y llenas de blasfemias en las que insultó a la WWE y específicamente a Triple H. Durante estos videos, Paige está sentada a su lado mientras Del Rio reprueba verbalmente a la compañía en donde su pareja aun trabaja, si eso no es ser un narcisista egoísta, no encontramos otro calificativo para hablar de las acciones individualistas de Alberto.

Era claro que Del Río quería una Bonnie para su Clyde y lo último que le importaba era cómo estas acciones afectarían a la posición de Paige dentro de WWE. En su opinión, ambos eran demasiado buenos para la compañía de entretenimiento deportivo más grande del mundo. El problema aquí es que, aunque Del Rio puede sentirse cómodo desde el punto de vista financiero y emocional con esa errónea visión, no se puede decir lo mismo de Paige.

Ahora Paige vive la otra cara de la moneda tras su regreso y esa es que junto con esta adulación temporal, viene la presión añadida. Cualquier superestrella que pasa un tiempo significativo lejos de la competencia no puede simplemente descansar en sus laureles. Este retorno es una oportunidad para comenzar de nuevo. En cuanto a Paige, debemos ser optimistas sobre su regreso pero cautelosos por su pasado.

Siendo fríos sobre este tema, incluso hasta seres sin sentimientos, no estamos seguro del por qué WWE mantiene a Paige aun dentro de la empresa, pero sitios como Forbes sospechan que tiene algo que ver con la película de $17,5 millones de dólares que The Rock quiere hacer sobre la vida de Paige. Es decir, nadie en su sano juicio lanzaría 17 millones de dólares a la basura.

Los fanáticos quieren ver a Paige triunfar, pero ella tiene que dejar el pasado atrás y reconocer lo que significa tener éxito en el negocio de la lucha libre. Ella tiene 25 años de edad y puede tener un futuro brillante, pero ella tiene que crecer primero. El lema de “yo hago las cosas a mi manera” funciona muy bien para un personaje ficticio, pero es una receta para el desastre cuando se traslada al mundo real.