Cómo WWE debe reescribir el money in the Bank femenino

La división de mujeres de SmackDown está establecida para recibir la más rara de las oportunidades, una oportunidad para revisar y renovar la historia.

Vendido como algo trascendental e histórico, la primera lucha de dinero de mujeres se convirtió en una controvertida basura. La imagen de James Ellsworth desenganchando el maletín y tirándolo a Carmella, dejo molesto a gran parte de la audiencia. Un momento trascendental en la lucha de mujeres, se convirtió en una mera broma de sí mismo.

Puede que la reacción a la pelea el domingo inspirara una reescritura.

En la edición del 27 de junio de SmackDown, WWE tendrá una reedición de la lucha. El gerente general de la marca Daniel Bryan, decidió despojar a Carmella de su victoria y reservar otra lucha de escalera por el codiciado maletín.

Para saber la mejor manera de manejar esta revancha, WWE tiene que cavar y entender por qué tantos odiaron cómo las cosas fueron manejadas la primera vez.

Primero, la lucha debe durar más. El triunfo de Carmella llegó demasiado rápido, en donde el clímax golpeo antes de que la acción tuviera una ocasión de alcanzar un verdadero desenlace.

Una segunda lucha dinero en el banco más corta seria solo repetir uno de los principales errores de la primera edición de esta lucha femenina.

WWE debe despejar un montón de espacio en el siguiente SmackDown y dejar que estas mujeres entreguen una acción por más de 20 minutos.

Habrá oportunidades para crear electricidad, más espacio para insertar grandes momentos. Mientras que Charlotte, Becky Lynch y el resto entregaron un gran esfuerzo en la lucha del domingo, el resultado final no fue el típico Derby de demolición humana que hemos visto en este tipo de lucha.

Estas luchas se construyen en torno a momentos impresionantes, y no había suficiente de ellos en la primera lucha, especialmente cuando no vimos muchos spot vinculados con el uso de escaleras.

También, el final debe ser más definitivo. Muchos criticaron la óptica pobre de un hombre esencialmente ganando una lucha de mujeres, pero más allá de eso, la ejecución fue pobre. El clímax se sentía inacabado. Había demasiada incertidumbre flotando alrededor cuando Carmella agarró el maletín y uno esperaba que saliera Bryan o Shane a declarar algo sobre la controversia. Finalmente, la lucha terminó con un grupo de árbitros inseguros de qué hacer. Discutían. Vacilaron y no dejaron nada en claro.

Casi nunca es una buena idea terminar una lucha en donde el foco final son los oficiales. Eso no hace generar momentos clásicos. Y aunque algunos han elogiado el final, una porción mucho más grande odio el final.

La próxima vez no debería haber ambigüedades.

Y en lugar de que Ellsworth reclame un momento crucial en la revancha, debe contribuir de una manera muy diferente. El acompañante de Carmella se supone que debe estar prohibido del ringside, pero esas reglas a menudo no sostienen en la lucha libre. En cambio de repetir una participación de Ellsworth, alguien como Flair o Lynch o tal vez la totalidad de involucradas debería empujarlo fuera de una escalera y enviarlo a estrellarse a través de una mesa.

¿Otra ganadora?

Este es un tema que puede dar para mucho, pero es muy probable que veamos nuevamente a Carmella con el maletín.

Carmella incluso con la victoria tan torpemente ejecutada como lo fue, fue establecida para lanzarla al estrellato, dudamos que WWE cambie ahora sus planes.

Carmella todavía debe lograr engañar al mundo, pero debe conseguir la gloria sin Ellsworth.

WWE puede seguir adelante con el mismo villano en el centro de la historia, pero con un viaje más satisfactorio a su coronación, suena simple ¿no?