Reportaje: ¿Que tan seguro es trabajar para WWE?

La distancia entre el público y los luchadores de WWE pareciera ser preocupantemente corta ¿porque? por los últimos actos que hemos visto en las últimas semanas. Antes de analizar que ha sucedido con el público y los luchadores de WWE, vamos a ir adelantando que la empresa no tiene más remedio, que reforzar la seguridad durante sus eventos.

Pero vamos por partes, para quienes no vieron el Raw del lunes, les cuento que un personaje del público, decidió saltar desde la zona de aficionados, para acompañar la entrada de Seth Rollins. Seth Rollins entraba con sus dos cinturones, cuando sucedió esto:

Alguien que pareciera solo querer 5 minutos de fama.

De este incidente, mucho no pasó realmente, ya que la seguridad de la empresa, pronto se abalanzó sobre el hombre, tras esto, el show continuo según lo pactado.

Este tipo de problema en la seguridad de WWE, lamentablemente para ellos, no ha sido raro últimamente, por ejemplo, en agosto, un miembro de la audiencia lanzo un maletín de dinero en el banco de plástico, sobre Roman Reigns en un show no televisado.

Tras la agresión, el sujeto fue escoltado por el personal de seguridad fuera de la arena.

Por medio de la prensa en los Estados Unidos, posteriormente se supo que el hombre de 31 años de edad, termino con la prohibición de entrar a cualquier evento de la WWE en el futuro.

Reigns tras el incidente, comento que el golpe en sí no fue fuerte, pero sí que daba miedo este tipo de reacción.

Otro incidente reciente, sucedió apenas hace una semana, cuando un fanático saltó sobre la barandilla de seguridad en una grabación de SmackDown.

Según lo señalado por TMZ, un fanático afirmo que el sujeto derribado antes de llegar a Ambrose, tenía un objeto punzante que parecía un cuchillo, algo que no se pudo comprobar debido a que WWE no dio una información real sobre este incidente.

Por supuesto, estas no son las primeras veces en donde los aficionados han evadido la seguridad el tiempo suficiente para ser captado por la cámara o generar al menos un susto a los luchadores.

Mientras que WWE ha sufrido de este tipo de incidentes muchas veces antes, ha sucedido muy seguido en los últimos meses. Con ese panorama, pareciera que el costo de contratar a unos guardias extras, compensa lo que podría suceder si uno de estos “invasores” es algún trastornado en lugar de alguien que solo quiere un poco de atención.

Es mas, hace poco la empresa fue testigo de este tipo de persona fuera de su centro de capacitación, esto, la semana pasada. Según lo señalado por la policía de Orlando, un sheriff debió disparar a un hombre afuera del centro de rendimiento de WWE, debido a que esta persona se encontraba obsesionado con una luchadora, sin dar mayor información.

Centro de rendimiento wwe atacado

Un informe de TMZ indicó que este fanático, supuestamente arribo con un traje de luchador y comenzó a golpear las ventanas, amenazando de que le patearía el trasero a todos debido a que WWE no lo contrataba. También se reportó que el sujeto amenazaba a los demás con una gran cadena de acero.

Este nivel de inestabilidad en una persona, sin duda puede parecer aterrador y de hecho lo es. Con este tipo de panorama, WWE no tiene más remedio que trabajar para evitar que suceda algo más grave.

WWE no tiene que esperar a que alguien con un cuchillo, salte su protección y que ese elemento termine en la espalda de un luchador para hacer cambios en su seguridad. En palabras más simples, WWE debe hacer que esa moda de saltar la barandilla, sea algo en extinción total.