Todo lo que fallo con la batalla real

Vamos por partes, por problemas en servidores nos quedamos sin la previa ni la crítica del Royal Rumble 2017, no nos odien, son cosas que pasan, pero de igual manera, esta extraña nota esta acá, que fue lo que fallo con la batalla real, centrémonos en la lucha más importante del pasado evento de WWE.

La falta de sorpresas

¿Dónde estaban las sorpresas? Durante los últimos rumores de las semanas previas al evento, se hablaban del debut de Samoa Joe, así como el esperado regreso de Finn Balor, no estuvimos ni cerca de eso.

El rumor más grande posiblemente era el de Kenny Omega, aunque este estaba siendo parte de un evento acá en Chile la noche anterior al Rumble y su contrato con New Japan recién finalizaba esta semana, a pesar de eso, se esperaban grandes sorpresas, no llegaron.

Al final, el único competidor inesperado que obtuvimos fue Tye Dillinger, quien entró número 10 como un guiño a su personaje, si bien es agradable, no era el momento impactante que esperamos del Royal Rumble.

Randy Orton como ganador ¿fue una decepción?

Royal rumble 2017 decepciones

Demos el beneficio de la duda a este punto. Una de las cosas más atractivas del Royal Rumble este año fue que por primera vez en al menos en tres años, los fanáticos no tuvimos realmente ninguna pista sobre el favorito para ganar.

Cuando Batista elimino a Roman Reigns antes de WrestleMania 30, era algo que todo el mundo vio venir. Al año siguiente Roman Reigns fue el elegido mucho antes de que la lucha en sí misma fue incluso planeada y el año pasado sabíamos que cualquiera fuese el resultado, todo tomaría un viraje para la construcción de una nueva coronación de Reigns en Wrestlemania 32.

Este año legítimamente no había manera de predecir quién iba a ganar. Por supuesto hubo favoritos y ésos cambiaron en base a los resultados de las luchas anteriores en la noche.

Gano Orton.

No tenemos ningún problema con Orton como intérprete y su etapa con The Wyatt Family realmente ha revitalizado su carácter. Pero vamos a ser realistas, con todo el talento joven en la lista, no encontramos cualquier razón justificable para comprender por qué Orton debe haber sido el ganador.

Sobre todo teniendo en cuenta que a partir de ahora, eso significa que enfrentara a John Cena por vez número 204857841 y es básicamente la principal razón para pensar que Orton como ganador es algo decepcionante, si fuese Styles el titular, probablemente analizaríamos el futuro de manera diferente.

Esperemos de corazón que el evento principal de Wrestlemania 33 no sea un Cena vs Orton por vez número 204857841.

La falta de hombres estelares

Otra cosa que daño esta lucha fue el hecho de que la mayoría de los grandes nombres de la empresa, solo entraron sobre el final y duraron menos de 5 minutos.

Jack Gallagher

Había un montón de potenciales ganadores el año pasado al mismo tiempo durante gran parte de la lucha, cuando AJ Styles, John Cena, Kevin Owens y Seth Rollins todos eran parte de la lucha al mismo tiempo, este año, tipos como Jack Gallagher, Apollo crews y James Ellsworth fueron los elegidos para el inicio y zona central de las entradas.

Esto fue aún más decepcionante cuando los tres nombres más importantes, Brock Lesnar, el Undertaker y Goldberg, en realidad recibieron muy poco tiempo en pantalla.

Goldberg elimino rápidamente a Lesnar, luego Goldberg en poco tiempo fue eliminado por el Undertaker y este último, en un tiempo corto fue sacado por Reigns. Todo esto solo lleva a concluir cosas como que Goldberg no puede estar mucho tiempo en un ring (No más de 4 minutos por su edad), lo mismo sucede con el Undertaker y Lesnar, bueno, básicamente el solo participo en el Runble para forjar su tercera lucha con Goldberg en Wrestlemania.

Roman Reigns número 30

Una gran parte de la audiencia (nos incluimos) esperaba legítimamente que el numero 30 fuese Samoa Joe, pero lo que conseguimos en cambio fue un samoano cuyo nombre no termina en Joe. De quienes perdieron en luchas titulares, solo fue Roman Reigns el honor de tener dos oportunidades de llegar a Wrestlemania.

La reacción fue inmediata, y Reigns genero las reacciones que viene generando, esta vez, aumentadas con la decepción. Afortunadamente WWE tenía el buen sentido de no hacerle ganar.