La “historia histórica” de WWE en Arabia Saudita es algo que rutinariamente desafía cualquier tipo de creencia. Cada vez que se ha alcanzado un nuevo evento, ambos lados se sumergen en las profundidades de quien sabe que imaginación y de alguna manera logran encontrar nuevas y ¿emocionantes? maneras de confundir al mundo de la lucha libre. La semana pasada, fue sólo un ejemplo de ello.

Hace cerca de 5, 6 o 7 días no soy muy bueno con los números, pero incluso los fanáticos que estábamos alejados de la lucha libre nos encontramos rastreando con cierto entusiasmo cualquier vuelo desde la hipocresía árabe, has la hipocresía de Donald Trump, en palabras simples, un vuelvo desde Arabia Saudita a los Estados Unidos estaba desaparecido, el vuelo de la WWE de regreso a casa.

Los informes contradictorios y las coincidencias circunstanciales nos han permitido armar un rompecabezas desordenado, pero constantemente hemos sido recibidos con negaciones rotundas por parte de las únicas personas que realmente lo sabrían.

Entonces, ¿qué sabemos realmente? Bueno, no mucho, pero al alinear las líneas de tiempo, declaraciones y arrebatos en redes sociales, podemos comenzar a armar una imagen. Sin embargo, como es la tradición con esta cosa que es WWE en Arabia Saudita, ni siquiera las siguientes lineas tiene mucho sentido.

Comenzamos en junio de este año, en la ciudad de Jeddah, sede del segundo evento conocido como Super ShowDown. El primer encuentro entre estos amantes se había celebrado en el Melbourne Cricket Ground, pero este año llegó al Estadio Internacional King Abdullah de Arabia Saudita para el tercer evento de exhibición de la compañía en el país.

¿Lo recuerdas? Shane McMahon venció a Roman Reigns, Randy Orton y Triple H pasaron casi 30 minutos en el ring, Mansoor ¿Quién demonios es este tipo? ganó un 51-Man Battle Royal, el Undertaker y Goldberg se cayeron sobre sus cabezas, fue un completo y total desastre. Sin embargo, los mayores problemas aparentemente estaban teniendo lugar tras escena y eso es grave, considerando lo horrible que se veía todo en pantalla. El dinero, si, el dinero que no se le ha pagado a WWE es el problema.

Los eventos de WWE en el país que trata a las mujeres como esclavas fue parte de una “asociación estratégica multiplataforma” de 10 años entre WWE y la Autoridad General del Deporte de Arabia Saudita, esto en apoyo de la llamada Visión Saudí 2030. Es una iniciativa complicada, pero la versión corta es que se presenta como una reforma social y económica del país, y WWE fue traída para proporcionar una cara occidental amistosa al resto del mundo, una prostituta que debe convencer al resto que su cliente es un buen tipo.

50 millones por espectáculo es el valor de Vince McMahon y compañía para tapar violaciones de derechos humanos, asesinatos a periodistas y la más grande hipocresía que se puedan imaginar.

Precisamente son las cuestiones financieras las que estaban teniendo lugar aquí y aún no han sido confirmadas por cualquiera de las partes (y probablemente nunca lo serán), pero las afirmaciones de numerosas fuentes afirman que la WWE partió de regreso a los Estados Unidos con algunos problemas aún por resolver, presumiblemente, los problemas serán tratados a su debido tiempo, y el evento Crown Jewel de la semana pasada, solo revela que cualquier cosa vinculada con Arabia Saudita, tiene una verdad que busca ser tapada de cualquier forma, si es con dinero, mucho mejor.

avatar
  Suscribete  
Notify of