El cambio está en el aire para nuestra amada y sobre todo odiada WWE. La reciente decisión de la compañía de contratar a Paul Heyman como director ejecutivo de Raw y nombrar a Eric Bischoff para el mismo puesto en SmackDown despertó la esperanza en los fans, todo en búsqueda de salir de un período de bajas calificaciones e implacables criticas negativas.

Heyman y Bischoff no serán la única razón por la que WWE sufre este cambio: históricamente, el cambio ha venido desde arriba, con Vince McMahon todavía a cargo de la compañía. La ideología y el pedigrí de Heyman dentro del negocio son incuestionables, mientras que Bischoff parece tener un pulso tangible para operar con éxito dentro de los confines de una estructura corporativa.

Estas contrataciones, si no hay nada más, ayudarán a ajustar el paisaje de WWE como un competidor a lo que ofrece por ejemplo All Elite Wrestling, mientras que McMahon se pone a relanzar su marca XFL de fútbol americano profesional.

Con el fin de centrarse adecuadamente en lo que las contrataciones significan para la programación de WWE, echemos un vistazo a los cv de ambos hombres y utilicemos esto como una manera de echar un vistazo al futuro de la empresa.

Paul Heyman

La historia de Heyman en la toma de decisiones tiene muchos puntos altos. El ex propietario de Extreme Championship Wrestling y el líder creativo de la WWE ha logrado traer una marca inconfundible de lucha libre con él dondequiera que vaya.

Si deconstruyes los días de ECW de Heyman, que consistían en tácticas revolucionarias y momentos hechos para la televisión, una de las tomas críticas fue su don para elevar al talento.

A lo largo de la carrera de ECW, Heyman puso talento en posiciones clave para tener éxito. Ya sea que eso le diera a Eddie Guerrero y Dean Malenko una plataforma tangible en el ring para mostrar sus habilidades únicas, o convertir a Shane Douglas, un ex midcarder de WWE, en un campeón legítimo de pesos pesados a través del micrófono, Heyman entendió lo que se logra trabajado.

Esta elevación del talento ayudó a ECW a establecer una piedra solida durante el apogeo de la guerra de los lunes por la noche y mantuvo a la compañía en el negocio, incluso cuando las promociones rivales estaban constantemente cazando estrellas.

Heyman también guió al equipo creativo de SmackDown en 2002 durante la era inicial de la extensión de marcas. En la WWE, su currículum entre bastidores se multiplicó por diez.

Considerado el padrino de un grupo de estrellas formado por Edge, Chris Benoit, Kurt Angle, Eddie Guerrero, Rey Mysterio y Chavo Guerrero, Heyman ofreció una marca de lucha libre que estaba por sobre el resto.

La infame historia de Heyman, en la vida real, que comercializó a Chris Jericho y Christian, Test y Lance Storm, al equipo creativo de Raw a cambio de Eddie Guerrero y Chris Benoit fue una prueba de su visión.

La breve permanencia de Heyman dirigiendo la nave que fue SmackDown sigue siendo un punto culminante en los libros de historia de WWE. Tal vez a su regreso al nuevo papel de director ejecutivo de Raw, se apoyará en su método probado y verdadero, que en realidad es una fórmula muy básica. Mueves nuevos talentos a la mezcla principal de eventos para alimentar a tus superestrellas heredadas. Unos pocos selectos, con el tiempo, se convierten en sus nuevas superestrellas heredadas, que necesitan nuevos talentos para ser movidos para trabajar con ellos.

Eric Bischoff

Sabemos que el último verdadero competidor de WWE en la historia fue World Championship Wrestling. Durante el apogeo de la promoción, Bischoff fue el responsable de tomar las decisiones.

WCW era diferente a la promoción de McMahon en más de una manera. Tal vez el mayor obstáculo al que se enfrentó la promoción fue la estructura corporativa general en la que operaba gracias a Turner Sports.

Claro, Bischoff fue galardonado por poner a WCW por sobre la empresa de Mcmahon, pero tener el peso de los más altos mirando hacia abajo en cada movimiento fue un marcado contraste con la forma en que wWE operó. Al final, fue una razón prominente por la que la compañía se fue a quiebra.

A pesar de esos desafíos, durante la mayor parte de cinco años, Bischoff fue capaz de navegar por las aguas llenas de traje y corbata. En el pico de WCW, fue alimentado por las estrellas más grandes, el negocio de la lucha libre alcanzó alturas que nunca había visto antes. Se arraigó en la tela de la cultura pop en lugar impensado.

Bischoff es el hombre responsable de convertir a Hulk Hogan en un villano, crear el Nuevo Orden Mundial (NWO),quizás el grupo más reconocible en la historia de la lucha libre, y supervisar el meteórico ascenso a la fama de Bill Goldberg. Su papel de liderazgo en WCW también remodeló la industria, desde atraer talento de WWE hasta repartir contratos garantizados e incluso proporcionar el crecimiento de su casa televisiva TNT.

Podemos sentarnos y tener una conversación extensa alrededor de la caída y los fracasos de Bischoff mientras dirigió a la WCW. Pero sus triunfos, tanto creativos, en la televisión y en sobrevivir durante el tiempo que lo hizo en un entorno corporativo, siguen siendo hitos que toda una generación de fanáticos de la lucha libre nunca olvidará.

Que esperar en WWE

No ha sido fácil ver la programación de WWE en los últimos dos años. Fuera del trabajo glorioso de NXT, el producto se ha convertido en una parodia de sí mismo, básicamente se transformo en lo que son los simpsons actualmente, una mala parodia de lo que fueron.

Con Bischoff y Heyman WWE busca hacer olvidar esta visión. Si cualquiera de los dos hombres puede canalizar parte de su pasado histórico, WWE podría asegurar que el insurgente AEW nunca gane la suficiente base de fanáticos para sacudir un barco que esta oxidado y necesita reparaciones.

avatar
  Suscribete  
Notify of