Los luchadores más decepcionantes del 2017 en WWE

Bray Wyatt ganó el título mundial y Shinsuke Nakamura paso a la lista principal y a pesar de eso, son las grandes decepciones del año en WWE.

El devorador de mundos indujo un montón de historias malas, mientras que las luchas de Nakamura eran somnolientas, algo que nadie hubiera imaginado después de ver su paso por NXT. Ha sido un año decepcionante para ambos hombres y para un buen número de otras superestrellas.

Los años decepcionantes de estos luchadores ofrecieron una mirada a cómo una oportunidad, la reserva y el funcionamiento dictan cuando alguien tiene éxito.

Sobre Wyatt, este tiene que estar frustrado con el material que le han dado. Mientras que Nakamura puede culpar a sus oponentes de bajo nivel, una mala escritura y sus propias actuaciones para dejar atrás a un 2017 que no estuvo a la altura de lo que se esperaba. Finn Balor y Rusev también merecen menciones honorables. Balor hoy no está haciendo nada, está en medios de squash aburridos, tenemos la fe que de cara a Royal Rumble su situación mejore.

Bray Wyatt

A principios del año, parecía como si WWE finalmente entendía y valoraba al personaje de Wyatt. Él irrumpió a través de la competencia en la cámara de eliminación para ganar el título de WWE. Él se movió en un papel prominente de SmackDown, con Randy Orton como su adversario.

Pero la mala escritura por no decir horrenda, concluyó con una lucha desagradable y aburrida en Wrestlemania en donde perdió el titulo rápidamente.

En WrestleMania, Wyatt usó sus “poderes” para proyectar imágenes estúpidas sobre el ring. Él luego le dio la bienvenida a Orton a luchar en la casa de los horrores, un formato aún más horrendo y aburrido. Más adelante en el año, el líder de un extinto culto se transformó en un espíritu femenino llamado hermana Abigail.

Todo lo anterior fue horrendo, desagradable y aburrido.

La casa de los horrores se convirtió en un chiste. El ángulo de la hermana Abigail era tan malo que WWE lo abandonó y nunca lo mencionó otra vez después de que Wyatt estuviese fuera un tiempo debido a una enfermedad.

Y su choque con Orton demostró ser la lucha más aburrida de un WrestleMania que no fue precisamente de alta calidad. El ser el más malo de lo malo, es tocar fondo.

En 2017, el hombre de las promos brillantes se volvió más confuso que nunca. Sus motivaciones se volvieron menos claras. Pasó de ser un líder de culto sobrenatural a un tonto que no convencía ni intimidaba a nadie.

Dana Brooke

Dana Brooke se mudó a la lista principal de WWE demasiado pronto. Brooke ha tenido exactamente cero combates en PPV este año y sólo luchó en 17 luchas televisadas.

Más allá de eso, ella no estaba en el centro de ninguna historia. Brooke solo fue usada para ser derrotada por Asuka, ese fue su papel más importante en el año.

Pero Brooke no es inocente.

Ninguna de sus luchas hizo algo para refutar que su carrera en WWE ha sido un fracaso. Ninguna de sus entrevistas en backstage mostró que ha hecho progresos significativos en términos de carisma.

Lana

Lana comenzó a competir en el ring en lugar de ser la manager de alguien más. Lana es una fuerte conversadora con mucha presencia, pero es una trabajadora mediocre en el ring.

Su transición de gerente a contendiente al título genero luchas horrendas ante Naomi, lo que nos llevó a pensar a muchos que el reinado de Naomi también merece estar dentro de lo peor del 2017, bueno, sus defensas titulares ante Lana son gran culpable de eso.

La deslumbrante rusa ahora ha guiado el camino para Tamina, prometiendo ser la pieza que le falta a ella para lograr el éxito. Pero ese acto no ha hecho ningún tipo de ruido en SmackDown.

Shinsuke Nakamura

Las expectativas se elevaron cuando Nakamura llegó a SmackDown. Él era una estrella de renombre en Japón, era un acto amado en NXT. Y ahora el rey del estilo fuerte estaba preparado para lograr el éxito en SmackDown.

Pero no sucedió exactamente.

WWE nunca pareció entender qué hacer con Nakamura. Los guiones basura fueron los grandes culpables de su mal 2017. Su feudo con Jinder Mahal también merece estar dentro de lo peor del año.

Trabajar con Mahal lo perjudico, una rivalidad sin dientes con Ziggler es insuficiente. Y al final, Nakamura ahora está en una alianza sin alma con Orton sin hacer nada realmente. Eso no puede continuar en el 2018, Nakamura es demasiado bueno para ni si quiera tener una lucha a recordar en el roster principal.


Deja tus comentarios

avatar
  Suscribete  
Notify of