Como las cosas empeoran para Roman Reigns tras su suspensión

No importaba como los fanáticos estaban recibiendo el producto que era Roman Reigns, de igual manera, el luchador sabía que tenía a toda la máquina que es WWE detrás de él. Eso cambió de repente y sorpresivamente.

WWE anunció el martes que había suspendido a Reigns “por 30 días debido a por su primera violación de la política de bienestar de la empresa.”

La noticia es llamativa, después de todo, Reigns era el nuevo chico dorado de la WWE y el heredero evidente al trono de John Cena. La empresa le había asegurado un lugar en un peldaño alto, incluso cuando gran parte de la audiencia lo rechazó.

John Cena vs Roman Reigns en SummerSlam

¿Ahora todo el trabajo por parte de WWE es desechado?

La fiabilidad de Roman Reigns como la cara de la empresa sufre bastante con esta suspensión. Es fácil pensar que los directivos de WWE tienen que estar indignados por tener que ajustar sus planes ahora que Reigns no estará en la TV durante un mes.

Hay que tener en mente que su “ascenso” incluyo ser el evento principal de dos WrestleMania consecutivos y ha tenido tres reinados mundiales en un plazo muy corto.

Pero las cosas parecieran que siempre son complejas para Reigns.

En medio del primer impulso, logro una victoria contra Randy Orton en SummerSlam 2014 y tenía un enfrentamiento con Seth Rollins en el horizonte. La pelea con Rollins fue desechada a causa de que Reigns se sometió a una cirugía de emergencia por una hernia en 2014.

Otro inconveniente para Reigns llego semanas antes de que él fuera a luchar contra Triple H en el evento principal de WrestleMania 32, en donde tuvo una cirugía nasal, tal como reveló en su página oficial la WWE.

Pero más difícil que los obstáculos físicos, el obstáculo más complejo para Reigns han sido los fanáticos.

Cuando Reigns gano el Royal Rumble en 2015, los abucheos a través de la arena, a pesar de ser un babyface, se han repetido por un largo tiempo.

Ahora con la suspensión, WWE tiene un panorama más difícil para lograr que el público abrace a Roman Reigns como el próximo gran babyface.

En el corto plazo dentro del panorama de WWE, la ausencia de un mes de Reigns, abrirá la puerta para que otros puedan tomar su lugar, Kevin Owens, Dean Ambrose y AJ Styles solo por nombrar algunos, pueden ser un suplente.

Los tres hombres antes mencionados, son solo un ejemplo de sujetos que generan reacciones positivas sin que WWE realmente este en sus espaldas empujándolos. Ninguno de estos hombres tienen trabajando a la gente de sonido editando los audios en los show de WWE, especialmente en SmackDown en donde era más evidente, y ninguno de ellos ha violado la política de bienestar de la WWE.

Eso deja más trabajo por hacer si WWE quiere volver a apostar por Reigns, ya que la empresa deberá hacer que los fanáticos se olviden de esta suspensión.

A pesar de que Reigns volverá a tiempo para el evento próximo Battleground, este no estará en los próximos Raw ni en el especial de SmackDown el 19 de Julio durante el Draft, en donde seguramente iba a ser una figura clave en ese show. Sin él, WWE tendrá que ir en otra dirección.

Pero este no es el final de Roman Reigns, después de todo, WWE ha “perdonado” a ciertos luchadores que han incumplido esta política de bienestar que realmente muy pocos saben en que consiste. Randy Orton por ejemplo, después de dos suspensiones, de igual manera volvió a ganar títulos mundiales, incluso por mucho tiempo se habló que Orton violo esta política en tres oportunidades, lo que hubiese significado su despedido, pero la empresa aparentemente decidió mirar a otro lado. Aunque una cosa es clara, Reigns tiene un peso muy diferente al de Orton actualmente, por lo que las cosas serán más difíciles para Roman.

De momento, el primer paso de un largo camino para Reigns fue pedir disculpas en Twitter.

Pido disculpas a mi familia, amigos y fans por violar la política de bienestar de WWE. No hay excusas.

Es un comienzo.

2 Comments

  1. keteimporta junio 22, 2016
    • Pedro Díaz junio 27, 2016