John Cena y Bray Wyatt ¿A quien beneficia el feudo?

Con la revancha de Wrestlemania 30 entre Bray Wyatt y John Cena en Extreme Rules 2014 en un Steel Cage, son varios los que estamos algo temerosos ante una eventual segunda victoria de Cena ante una figura que venía en un claro ascenso como lo era Bray.

Pero, también lo podríamos ver de otra forma: Victorias y derrotas dan casi igual para un personaje como Bray Wyatt.

John Cena y Bray Wyatt

Él tiene un aura similar a los inicios del Undertaker. Cualquier adhesión a las reglas y sanciones no irían con este tipo de personajes.

Durante su combate contra John Cena en WrestleMania, la historia era Wyatt instando a Cena que aprovechara su lado oscuro. La idea era Cena tenía que convertirse en un monstruo para poner fin a Wyatt.

A través de las expresiones faciales de la actuación, Cena fue (apenas) capaz de transmitir su base de fans de TV-PG que el sigue siendo el tipo bueno que puede ante todo.

Afortunadamente, para Cena este derroto a Wyatt. Cena derrotó a Wyatt sin ayuda del diablo. Eso es lo que nos pinta la WWE de cara a los fans. Sabemos que este es un espectáculo y todo el cuento. De igual manera da un poco de risa a quienes ya somos adultos este tipo de historia.

El objetivo de Wyatt segun la historia que no pinta la WWE no era “ir a través de Cena” y llegar a ser una figura estelar. Wyatt no se preocupa de ganar, si no de tratar de liberar los demonios de sus oponentes. Con toda esa historia como alguien no va a estar asustado de que Bray Wyatt vuelva a perder ante Cena. Si de hecho por todos lados nos están pintando que a alguien como Wyatt no le importa ganar.

Incluso el mismo Cena en una entrevista dada a Michael Cole para la página de la WWE, nos sigue vendiendo esta historia.

En WrestleMania XXX, cualquier movimiento de lucha libre parecía algo incidental, todo esto porque a Wyatt se le encomendó una cosa. Preparar el terreno para una nueva victoria de Cena y que este se luciera de cara a su base de fans. La historia es super conocida y manoseada por la WWE. John Cena será siendo un babyface (Tipo bueno) que puede ante todo, incluso ante las cosas demoniacas que es el papel que juega Bray Wyatt.

Incluso retomando con la lucha en Wrestlemania, el árbitro John Cone, estaba jugando el papel de casi la conciencia de Cena, extrañamente este era el que le hablaba a Cena y este se detenía con su ataque con elementos como una silla por citar un ejemplo.

De esta historia se pueden sacar varias conclusiones. Primero Bray Wyatt logra algo más de tribuna en un ascenso que se viene frenando, por contra parte el seguir tratando de mantener el personaje inquebrantable de Cena es una forma de dar más empuje a Cena y no es de extrañar que una vez que Daniel Bryan pierda el título mundial de la WWE, Cena sea de los primeros aspirantes a derrocar al nuevo campeón. De cierta manera este feudo sirve para ambos, aunque en muy menor parte a Bray Wyatt y compañía. Por lo que no nos extrañemos cuando en Extreme Rules veamos una vez más caer a Wyatt o de que la lucha tenga algún tipo de interferencia. Pero Bray Wyatt de conseguir una victoria, no lo lograra de forma limpia, con esto se busca cuidar quizás de sobremanera la imagen formada de Cena. De hecho eso es lo que nos pinta la WWE.