El verdadero ganador de la guerra de marcas

Los Takeover de NXT son un éxito, cada vez que ocurren, son un éxito. Mientras que los PPV de WWE van desde ser una completa basura hasta fantásticos, los grandes eventos de NXT son constantemente atractivos y memorables. Los aficionados pueden contar con los Takeover para establecer la vara de medir. Las grandes luchas son una certeza.

Takeover: Wargames fue la última exposición para probarlo.

Una pelea temprana mostró al nuevo monstruo de NXT, Lars Sullivan. Ember Moon ganó el campeonato vacante de mujeres de NXT y después compartió un abrazo emocional con Asuka, la mujer a la que ella no fue capaz de arrancar ese título en el pasado.

Aleister Black vs Velveteen Dream nos contó la mejor historia del fin de semana en el ring.

El excéntrico Velveteen Dream ganó el respeto de su enemigo. Quería que lo reconociera y dijera su nombre. Y un Black agotado, cansado de la batalla hizo justo eso después de su lucha.

Una excelente lucha de Campeonato entre Drew McIntyre y Andrade “cien” almas cautivó a la multitud de Houston.

Fue la mejor lucha por el título de NXT en mucho tiempo y la más emocionante vinculada a algo de WWE en lo que va del año.

Si la noche hubiera terminado allí, habría sido un éxito, pero un escaparate de fuerza y salvajismo siguió con las wargames.

Esto no fue una anomalía.

Los Takeover han sido lo mejor de WWE durante mucho tiempo. Los PPVs de WWE a veces se ven obstaculizados por la sobrereserva, los finales abruptos o las historias planas. Las peleas de Brock Lesnar este año han sido insuficiente. El evento principal de Survivor Series fue un lío confuso y aburrido.

Las noches especiales de NXT, por otro lado, han dado a WWE algunas de sus mejores luchas en lo que va del 2017.

Es cosa de recordar lo que fueron Asuka vs Moon a el Takeover: Brooklyn III. Peter Dunne vs Tyler Bate en el Takeover: Chicago (En lo personal, la mejor lucha del año dentro de WWE). Los autores del dolor vs DIY vs The Revival en el Takeover: Orlando son solo tres luchas que han estado por sobre todo lo que ha hecho WWE en sus PPV.

La marca de desarrollo no tiene el poder estelar de la lista principal, pero son a menudo una experiencia más satisfactoria que sus homólogos.

Eso no va a parar pronto.

Después de todo, WWE mantiene un buen talento acumulado en NXT. Kairi sane, Johnny Gargano, Heavy Machinery y The Undisputed Era solo por nombrar algunos de quienes pueden facilmente, mantener a los Takeover de NXT como eventos superiores a los PPV de WWE.