El regreso de Daniel Bryan al ring es inevitable, pero no con WWE

A Daniel Bryan no se le será negada la entrada de nuevo a un ring. No importara la preocupación nacida de una historia de conmociones cerebrales. No importara la postura obstinada de WWE sobre la sobre protección. Daniel Bryan volverá a luchar.

La pasión del ex campeón de la WWE por la lucha libre no ha desaparecido ni un ápice desde que se vio obligado a jubilarse en el 2016.

Todos los signos apuntan a que él estará compitiendo de nuevo, pero sólo después de que su contrato de WWE expire. La compañía ha hecho obvio que no lo autorizara médicamente. Y todo lo que sale de la boca de Bryan, nos indica lo mal que se siente al echar de menos estar sobre esa colchoneta que llamamos cuadrilátero.

El pasado martes, el actual gerente general de SmackDown apareció en un programa de Nueva York y habló sobre su situación.

Bryan básicamente dijo que él tiene una “obsesión” con la lucha libre profesional. Eso no es sorprendente.

El hombre antes conocido como el Dragón americano (Siempre me gusto ese nombre) comenzó a luchar cuando tenía 18 años de edad. La lucha libre ha sido toda su vida hasta que los doctores de WWE le dijeron que no podía hacerlo más.

Bryan es excelente en su papel actual. Es gracioso y carismático, y sus emociones son creíbles, pero eso no importa.

Está claro que no estará satisfecho por siempre como director general, como embajador de la compañía o como una figura secundaria que está al margen de todo lo que se desarrolla en el ring.

Es difícil culpar a la WWE por negar a Bryan la posibilidad de luchar. Hay que recordar que WWE se ha enfrentado a pleitos judiciales producto de conmociones cerebrales, en donde el caso de Chris Benoit es el más recordado por todos.

Bryan sin embargo, se niega a aceptar la decisión de WWE.

Su esposa Brie Bella discutió sobre este tema en el podcast de Lillian Garcia en noviembre.

“Literalmente, desde el día en que le dijeron que no podía hacerlo más, ha volado por todos los Estados Unidos viendo a diferentes médicos para averiguar lo que podía hacer para ayudar a convertir ese “no” en un “sí”.

No hay razón para pensar que el punto muerto entre él y la WWE terminará. No parece haber ningún compromiso entre los intereses corporativos y los deseos personales en este caso. Pero eso no significa que Bryan no volverá a luchar.

Simplemente debe esperar a mediados del 2018, ya que él en ese entonces, probablemente será libre de WWE.