¿Deberíamos ver a Daniel Bryan en el Hall of Fame este año?

Daniel Bryan anunció su retiro del ring este lunes pasado (Todavía seguimos tristes) pero la vida sigue y nos haremos cargo de una de las principales preguntas que surgieron tras su retiro ¿Ahora que está retirado, es una apuesta segura para ser incluido en el salón de la fama de la WWE?

Si hablamos un poco del salón de la fama, siempre terminamos en debates sobre que nombres en realidad deben y no deben estar en este salón. Mientras que hay muchos nombres que deberían ser retirados de ese salón, el tema ahora es otro ¿Daniel Bryan merece estar ahí?

El argumento que puede jugar en contra Daniel Bryan es que el no estuvo en la WWE durante gran tiempo. Su etapa moderna con la WWE comenzó en el 2010 como parte del original y horrendo show de NXT en 2010. Sin embargo, como Jim Ross señaló en un artículo que escribo para Fox Sports, la carrera de Daniel Bryan realmente comenzó en la WWE en el año 2000, cuando fue un talento en desarrollo firmado para iniciar una división de peso crucero en WWE.

Además, hay un número de integrantes de este Salón de la fama que pasaron realmente muy poco de su carrera dentro de WWE, es más, este año tenemos el ejemplo más claro, Sting. No creemos que la falta de longevidad debería descalificar a Daniel Bryan para ser considerado, incluso con las lesiones múltiples que lo alejaron de nosotros, este igual tuvo momentos que jamás podrían ser emulados, al menos en el corto plazo.

Ahora si analizamos este tema desde otro punto, podríamos hablar de solo lo conseguido por Bryan, es decir, un par de títulos mundiales, títulos en pareja, intercontinental, Estados Unidos, pero incluso sin hablar de campeonatos, Daniel Bryan hizo una cosa que muy pocos luchadores son capaces de hacer por su cuenta, estar totalmente conectados con el público sin tener un real impulso.

El movimiento del sí fue una de las cosas más grandes dentro de la lucha libre profesional desde la Era de la actitud y la guerras de los lunes por la noche. A diferencia de un número de otras historias, está en particular fue iniciada por los fanáticos y crecía aún más cuando el equipo creativo de WWE le daba la espalda a Bryan y su inmensa popularidad. Era puramente orgánico, lo que solo aumento el vínculo de los fanáticos con Daniel.

Daniel Bryan debe estar claramente en el salón de la fama de la WWE. ¿La pregunta es cuándo? Una opción sería seguir adelante y agregarlo a la clase de este año. Lo bueno de este tipo de idea, es que WWE podría aprovechar toda la cobertura extra que gano por parte de los medios de comunicación tras el anuncio de retiro de Bryan. También, los fanáticos en Dallas tendrían una nueva oportunidad para demostrar su cariño con el retirado luchador. Lo único negativo, es que podría opacar mucho a Sting quien es la figura central de los inducidos este año.