Cortarse como parte de la lucha libre

sangre en wwe

Puedes perderte en las vastas extensiones del WWE Netwrok y estarás obligado a retroceder ¿horrorizado? al menos una vez a ver los cubos de sangre derramados en nombre del entretenimiento.

Luchas como JBL contra Eddie Guerrero en Judgment Day en 2004 y el Undertaker vs Brock Lesnar en No Mercy 2002 son sádicas fiestas teñidas de sangre.

Era una agitada era para ver, algo que no volveremos a ver, producto de que la sangre en WWE esta prohibida.

El cortase siempre fue arriesgado. En WWE se tenían tres métodos para dar esta imagen de sangre, la primera era que el arbitro le pasara una pequeña navaja de afeitar al luchador y este se generara el corte en la frente, como se puede ver en el Shawn Michaels vs HHH de SummerSlam 2002, el segundo método era tener el corte desde antes que comenzara la lucha, en donde la sangre era detenida con vaselina y luego el oponente le habría esta herida limpiando esta zona, tal como se vio en el Undertaker vs HHH en Wrestlemania 17. El tercer método era usar pequeñas bolsistas con sangre artificial que se reventaba en la frente, este método era menos usual, producto de que la sangre de utilitaria se secaba y limpiaba con el sudor de los luchadores.

Es difícil creer que se llevaron a cabo estrictos análisis sobre la salud de los luchadores en los tiempos en donde la perdida de sangre era constante, y eso no es un pensamiento para nada agradable. Además de eso, el concepto de artistas de WWE cortando su propia carne para agregar emoción a las luchas cada semana parece primitivo, si no sorprendentemente irresponsable en pleno 2019.

La sangre no se ajusta al perfil corporativo PG de WWE ni se adapta al entorno más seguro que la familia McMahon ha intentado construir desde que la esposa de Vince McMahon se lanzo en una campaña política que perdió (Dos veces). Por ende, no esperes ver un regreso en cualquier momento pronto de la sangre. De hecho, no esperes volver a verlo, a menos que veas AEW.