Brock Lesnar vs Roman Reigns en WrestleMania 34 sería un error

Los fans de WWE saben que es lo que viene. Lo han sabido desde hace bastante tiempo. No se ha anunciado oficialmente nada, pero eso no significa que no suceda. Brock Lesnar y Roman Reigns probablemente van a enfrentarse en WrestleMania 34.

Puede ser inevitable, pero también es un error.

Para cualquiera que haya prestado atención durante el año pasado, es obvio que es lo que quiere WWE. Lesnar superó su mayor amenaza cuando venció a Goldberg en WrestleMania 33. Samoa Joe no pudo derribar a la bestia encarnada en grandes bolas de fuego (Sigue sonando estúpido). Braun Strowman no pudo hacer el trabajo en No Mercy. AJ Styles fue fenomenal en Survivor Series pero no lo suficientemente bueno para derrotar a Lesnar.

En menos de 12 meses, Lesnar derroto a tres de los nombres más grandes de la industria y uno que es fácilmente el más popular de Raw en estos momentos.

Reigns entró en WrestleMania 33 como un hombre con una misión y se fue como el hombre que retiró a tal vez la figura más legendaria en la historia de WWE. El hombre muerto no ha sido visto en la programación de WWE desde esa derrota. Reigns también se enfeudo con Strowman, y los dos se llevaron el uno al otro al límite.

Él inmovilizó a John Cena en No Mercy en una lucha que por los nombres involucrados, se esperaba mucho más, a pesar de no cumplir con las enormes expectativas, muchos sintieron que era un paso de la antorcha. En octubre, Reigns reformó el escudo con Seth Rollins y Dean Ambrose. Él es el Campeón Intercontinental, por lo tanto, añadieron el logro de gran Slam en su lista. Lo curioso es que mencionemos a Ambrose en esta nota, quien ya había logrado ese “logro” antes pero WWE no le dio la gloria que realmente merecía, eso puede dar para otro tema.

Lesnar vs Reigns es una lucha que parece destinada a suceder, y cuando suceda, Reigns probablemente va a obtener la victoria. Lo hará en el medio del ring, y lo hará después de superar al F-5. Otra antorcha será pasada a Reigns, y Lesnar probablemente dejará la compañía una vez más hasta que él sea necesario.

Es inevitable.

Pero si WWE tiene alguna preocupación sobre el carácter de Reigns, entonces esta lucha no debe suceder. WWE y Reigns han luchado por un tiempo dolorosamente largo para tener una reacción positiva en el público y todo lo que se puede hacer para remediar, se ha hecho.

Es más, no recordamos a otro nombre en el que WWE invierta tanto.

Se probó a sí mismo en contra leyendas y se ganó su respeto. Nunca ha retrocedido de un desafío, y nunca ha huido de una pelea. Salvo por una lesión, siempre está allí. Reigns hoy está en un buen lugar. Es tan popular como puede ser, incluso con sus críticos. No hay razón para empujarlo de vuelta a esa zona en donde nadie lo quería.

El otro problema aquí es Lesnar. No importa lo poco que él trabaja y después él se va por dos meses, los fanáticos todavía le aprecian y quieren verlo. Se podría decir que debería haber perdido a los fanáticos cuando perdió ante Goldberg, pero luego en Mania los fanáticos siguieron ahí cuando Lesnar ganó. Podría haber beneficiado a Joe o Strowman, elevando una de sus carreras mucho más allá de lo que los fans podrían haber imaginado, para luego volver a reclamar lo que perdió. El temas es simple, Lesnar es tan popular, que hara que Reigns no lo sea en la rivalidad.

Él podría haber perdido ante Styles y dejar a la audiencia apreciar sus esfuerzos más que nunca. Nada de esto sucedió, pero Lesnar sigue estando alto en la lista de las superestrellas más populares de WWE. ¿Por qué enfrentarse a Reigns cambiara algo?

WWE quiere que Reigns sea el Top Babyface.

Reigns puede afirmar que no le importa dicho puesto, y los fanáticos pueden argumentar que si está de un lado o del otro, pero la prueba está ahí. Reigns no apuñala a sus oponentes, rara vez engaña, y usualmente siempre sale adelante cuando se enfrenta a alguien. Él es el epítome de la dureza, y él es un gran rostro para WWE al mundo exterior.

Pero si se apodera de Lesnar, Reigns volverá a tomar el papel del villano.

No funcionaría para ellos, y definitivamente no funcionaría para los aficionados, y algunos de ellos quizás no quieren tener nada que ver con la lucha. Es una situación confusa al tener a un par de talentos polémicos, así que podría ser un lío independientemente de cómo WWE lo maneje. Entonces ¿por qué seguir adelante?

Lo mejor para evitar que Reigns vuelva a la posición de ser el más odiado dentro de WWE, es que en WrestleMania 34, su lucha tenga relación con él y los otros dos hombres con los que hoy está corriendo. Los fanáticos han estado esperando un evento real en donde The Shield regrese a ser ese equipo popular que se disolvió en el 2014 y no puede haber mejor tiempo que este 2018 para que suceda. Pero mientras muchos esperan que los sabuesos de la justicia vuelvan a hacer implosión, esta vez puede ser mucho más simple. Algo tan simple como Ambrose y Rollins defendiendo los títulos por equipos, mientras que Reings defendiendo el titulo Intercontinental en una lucha de relevos australianos ante tres retadores, puede ser más efectivo para mantener su popularidad a largo plazo.

Reigns frente a Lesnar es una fácil coincidencia, y podría ser la única lucha en la mente del jefe de WWE, pero eso no significa que sea lo correcto para cualquier hombre. Sólo el tiempo dirá si la empresa presiona a su producto y fanáticos o toma una dirección diferente aquí.