Volver a Inicio

Bobby Roode como campeón de Estados Unidos un error


Es fácil estar emocionado por Bobby Roode después de su victoria por el Campeonato de los Estados Unidos, todo esto en el SmackDown del pasado martes, sin embargo, no fue una movida realmente inteligente.

WWE ha hecho poco para explorar la personalidad de Roode desde su mudanza de NXT a la marca azul. Se ha apoyado en lo atractivo de su entrada y se esperaba que su impulso en NXT se trasladara a SmackDown, no sucedió.

Como resultado, el glorioso ha sido un miembro decepcionante del circo de SmackDown, una figura indiferente en su mayor parte.

Así que los fans deben ser perdonados si la victoria de Roode sobre Jinder Mahal para reclamar el título vacante no les genero lágrimas de alegría.

Cuando Dolph Ziggler renunció al Campeonato en diciembre, WWE estableció un torneo para coronar a un nuevo titular. Un número de rutas narrativas atractivas parecían estar en el horizonte.

Este evento podría haber sido un escaparate para cualquiera de los involucrados, nada de eso paso. El torneo podría haber sido el sitio para una historia para Tye Dillinger el cual que tropezó en sus intentos anteriores para ganar el título de AJ Styles.

Una historia para Rusev, el tipo relegado por la directiva de WWE a pesar de ser el sujeto que vendió más poleras en NAVIDAAAAADDDDDDDD.

O bien, esto podría haber sido una manera de mantener a Xavier Woods en el centro de atención y complicar su relación con sus compañeros del nuevo día en el proceso.

WWE no fue en ninguna de esas direcciones. En su lugar fue con Roode en un torneo finalizado de manera prematura y anticlimática.

Roode derrotó a Rawley en una semifinal, una lucha que terminó con sus costillas adoloridas, a pesar de eso, fue reservado para que este sugiriera que quería apresurar la final.

Roode derroto a Mahal en la final.

Roode es un trabajador apasionado y lleva años en el negocio. Ha viajado de estado a estado y se ha roto el culo tratando de llegar a este punto. Pero WWE no contaba esta historia de manera efectiva.

El público que no ha visto NXT o el trabajo de Roode en TNA ahora conocida como Impact, no tenía mucha razón para invertir en su persona. Su personaje ha sido plano. Repetir la palabra “glorioso” en varias situaciones no es realmente lo que uno espera cuando piensa en el desarrollo de un personaje.

Una parte de esta pereza narrativa de WWE tiene relación con pasar de un villano egocéntrico, narcisista y oportunista que era en NXT a un Babyface sin ninguna motivación clara en SmackDown. Es decir, tomaron un personaje claro y lo convirtieron en algo del montón sin esfuerzo alguno.

El glorioso sigue siendo un Babyface sin motivación. Tal vez la WWE realmente trabaje en contar una historia ahora que tiene el título, es decir, podría estar haciendo las cosas al revés. Por el momento, Roode es un acto poco interesante y un campeonato no lo cambia por arte de magia.

Por otro lado, Ziggler está obligado a volver en algún momento y tiene que volver para recuperar la correa que nunca perdió. Él y Roode ya nos entregaron una serie decepcionante de luchas la primera vez que se enfrentaron, volver a repetir eso simplemente no es inteligente.

avatar
  Suscribete  
Notify of