Crítica SmackDown 28 Febrero 2017

El camino a WrestleMania está claro en SmackDown y la marca demostró rápidamente cuáles serán sus rivalidades de cara al escenario más grande de la lucha libre.

El show estuvo lleno de ángulos al rojo vivo y segmentos dedicados a la construcción de feudos atractivos, otros no tantos, pero si se invirtió en dar continuidad a lo que muestran en pantalla, no como otro show de los lunes por la noche que por diversas razones (Nos cortaron el agua) no quisimos hacer la crítica ya que fue más de lo mismo.

El gran factor del show estaba sobre la lucha Styles vs Harper, sin embargo, al final del show, terminamos con una traición esperada pero siniestra.

Miz TV con John Cena

Esto fue una excelente promo para un mediocre feudo. Esto quiere decir que la acción que se genera semana a semana entre el Miz y Cena puede seguir siendo tan fenomenal como fue su intercambio verbal, pero como todos sabemos, terminara en una lucha mixta por equipos que no parece ser una lucha realmente atractiva.

A destacar que Cena dejo en claro que los creativos de WWE son unos idiotas.

Dos de tres caídas Becky Lynch vs Mickie James

Lucha correcta entre ambas, que viene a ser el final de un feudo bastante corto, probablemente, la interferencia de la Bliss sugiere que ella se encontrara desafiado a Lynch en WrestleMania, pero uno debe preguntarse si James se verá incluida en la ecuación.

El tiempo lo dirá.

Luke Harper vs AJ Styles

Como venimos diciendo desde hace años, Harper es de lo mejor que tiene WWE, pero tal como sucede con Cesaro, es uno de los grandes desperdicios de WWE.

Lamentablemente Harper no termina bien parado, claro, algunos argumentarán que perdió dos veces de forma controvertida, pero el hecho del asunto es que perdió dos veces. Incluso después de que se reinició la lucha, él fue derrotado por Styles.

La victoria de Styles es realmente interesante, pero teniendo en cuenta la inclusión de Shane McMahon aquí, parece como si la lucha especulada entre el fenomenal y el hijo pródigo va a pasar incluso si a los fanáticos nos desagrada todo eso.

Una lucha fuerte, pero que podría haber sido mucho mejor sin los acabados sucios y la interferencia.

Volvemos a destacar que los creativos de WWE son unos idiotas al no dar un push real a Harper.

Dean Ambrose vs Curt Hawkins

No existió la lucha.

Se trataba de un segmento casi perezoso que no hizo nada para agregar algo al feudo claro entre Ambrose y Corbin.

WWE quiere desesperadamente que Ambrose parezca el babyface ingenioso, pero los fanáticos inteligentes claramente notaran que eso esta difícil de lograr.

Lo que debería ser una pelea al rojo vivo entre dos luchadores descontrolados, término en un segmento sin corazón.

Apollo Crews vs Dolph Ziggler

La dinámica de esta pelea es tan extraña.

Ziggler se supone claramente que es el villano (Heel) y Crews es obviamente el babyface (Tipo bueno), pero Ziggler es claramente el más popular entre ambos. A los fanáticos le importa más Ziggler y sus acciones.

Con lo anteriormente dicho, Crews fue reservado fuertemente aquí, eso considerando que hace dos semanas o un poco más, no estaba haciendo nada.

De igual manera, la única lucha buena de sillas sigue siendo Baron Corbin vs Kalisto.

La invocación de Bray Wyatt

Esto era un segmento fresco y atractivo, algo que no habíamos visto en mucho tiempo.

Orton se mostró como el diabólico villano mientras hacía llorar a un vulnerable Bray Wyatt. Es psicología confusa en sí, ya que los roles deben invertirse la próximas semana. También, ¿Por qué Orton prometen lealtad a Wyatt dos semanas antes si el objetivo era traicionarlo tan rápidamente?

Sin embargo, es una conclusión explosiva dentro de un espectáculo excelente y contundente lleno de giros, vueltas y promos extraordinarias.

One Response

  1. Enrique Luna marzo 1, 2017