Crítica SmackDown 26 Diciembre 2017

La persecución de la gloria de un Campeonato dominó el episodio del 26 de diciembre de SmackDown, esto ya que el campeonato de los Estados Unidos, tal como los títulos por equipos estaban en el corazón del show de la noche.

Bobby Roode luchó contra Barón Corbin, mientras que Jinder Mahal combatió a Tye Dillinger en la primera ronda de un torneo para determinar al nuevo campeón de Estados Unidos, mientras que Chad Gable y Shelton Benjamin, el nuevo día y Aiden English y Rusev libraron una guerra triple para ser el contendiente por los títulos por equipos.

Naomi buscó la retribución contra Ruby Riott, Harper y Rowan hicieron picadillo a Breezango y Owens trató de golpear al Comisionado Shane McMahon al ganar el evento principal del final del año contra AJ Styles.

Daniel Bryan abre SmackDown

Corto y dulce, este segmento introdujo a los fans a las resoluciones de dos rompecabezas. La popularidad de Rusev sigue siendo impresionante y como de costumbre, WWE tropezó torpemente al no capitalizar ese apoyo orgánico ¿Tan idiotas son los creativos de WWE? la historia ha demostrado que sí.

El anuncio del torneo por el título de los Estados Unidos, era un cambio agradable ante el eventual escenario predecible de poner a Corbin y Roode a determinar al nuevo campeón. Un torneo permite consumir tiempo en pantalla con una razón, no simplemente porque hay que rellenar sin nada coherente como paso ayer en Raw.

Triple amenaza por equipos

La lucha era salvaje, caótica e impredecible. A veces, parecía que cualquiera de los tres equipos podía ganar, pero al final, fue Gable y Benjamin quienes salieron victoriosos.

Una lucha de calidad y una manera perfecta de concluir un año fuerte para la división de equipos de SmackDown. Como nota al margen, es preocupante que WWE aún no capitalice la popularidad de Rusev y es preocupante porque ya ha pasado en el pasado con impulsos orgánicos, es cosa de recordar casos celebres como Daniel Bryan, relegado de todo hasta que la presión del público en contra WWE se volvió insostenible para Vince y compañía.

Breezango vs The Bludgeon Brothers

Ascensión rescató a Breezango de una paliza, en un squash. Segmento aburrido a esta altura.

Naomi vs Ruby Riott

La lucha fue un completo desperdicio e hizo que Naomi se viese mal.

La paliza después de la lucha se está volviendo repetitiva ¿por qué Logan y Morgan decidieron simplemente seguir a Riott en sus batallas? No hay mucho realmente en este punto, más allá de un eventual nuevo grupo para hacer frente a las recién llegadas.

Bobby Roode vs Baron Corbin

La caída de Corbin continúa.

El domingo pasado, tras su derrota por el Campeonato de los Estados Unidos, Corbin se quebró. El martes, los fans fuimos testigos de ese hombre que está luchando para mantenerse relevante con cada derrota que pasa.

Perdió limpio ante Roode y se veía como una superestrella de bajo nivel, un hombre cuya frustración está alcanzando su apogeo. Es una historia mucho más interesante para el lobo solitario, Corbin necesita motivaciones más claras, algo que el equipo creativo de WWE no le ha dado hace bastante.

Tye Dillinger vs Jinder Mahal

Después de que un Babyface logro la victoria en la primera lucha del torneo, ¿alguien realmente pensó que Dillinger ganaría esto? Especialmente a expensas de Mahal, un tipo con el que la empresa todavía claramente tiene planes para seguir explotando el mercado de la India.

La lucha era más bien unidimensional y los fans en Chicago no estaban interesados en esto, tal vez porque nunca nadie creyó por un segundo que Dillinger ganaría realmente.

Hasta que la marca SmackDown arregle ese problema, los aficionados no invertirán en estas luchas.

AJ Styles vs Kevin Owens

La sed de venganza por parte del Gerente General Shane McMahon una vez más demostró que jugo en su contra cuando Owens y Zayn nuevamente salieron victoriosos.

La tensión entre McMahon y Styles sugiere que habrá consecuencias detrás de las acciones de McMahon, mientras que el éxito continuo de los villanos probablemente los configurará para un feudo extendido con el campeón de WWE.

Zayn, Owens y ahora Styles puede ser una historia inmensamente entretenida en la parte superior de la marca azul, pero todo dependerá de lo que pase las siguientes semanas.