Crítica SmackDown 03 Octubre 2017

El episodio del 3 de octubre de SmackDown Live fue la última parada en nuestro camino a Hell in a Cell el domingo por la noche.

Desafortunadamente, al igual que la mayoría de la construcción de historias en este punto, el espectáculo carecía de una chispa para crear ruido o emoción.

Cada segmento se dedicó a una lucha en la cartelera del domingo. Ni siquiera una pelea entre Shane McMahon y Kevin Owens podría componer una decidida falta de entusiasmo en el show de este martes. Básicamente, el SmackDown de esta semana fue bastante malo.

Shinsuke Nakamura

El objetivo de este segmento era destacar la ventaja de los números y cuánto Mahal confía en eso. En ese sentido, funcionó.

Esta disputa se sigue sintiendo como un feudo de nivel B en lugar de la disputa superior de SmackDown. Mucho de eso puede ser eclipsado por el regreso de Shane a un ring para enfrentar a Owens, pero también va de la mano con que Mahal se sigue sintiendo como un campeón muy débil.

Charlotte y Becky Lynch vs Carmella y Natalya

Lucha correcta que nos entrega a una imagen final de Carmella con el maletín en sus manos prácticamente recordándonos que entre la lucha de Charlotte y Natalya, probablemente sea un factor determinante.

Natalya ganando aquí, parece indicar que su breve reinado con el título terminará el domingo en Detroit, ya sea ante Charlotte o Carmella.

Bobby Roode vs Mike Kanellis

La lucha no tenía sentido.

Roode no se ve mejor por haber ganado, y la credibilidad de Kanellis sólo se reduce aún más. La promo después tampoco pudo añadir nada a la disputa que no se había establecido previamente. Una decepción.

Los Usos hablan de Hell in a Cell

Sin nada que hacer o decir entre estos dos, esta promo puede haber salido algo mediocre, pero al final del día, vendieron la seriedad de la lucha.

Su lucha en Hell in a Cell se ha construido durante meses, por lo que el agregar algo más es innecesario. No necesitaban vender lo que ocurrirá dentro de la estructura el domingo, eso fue evidente.

Tye Dillinger vs Baron Corbin

Como ha sido el caso con casi todo en este espectáculo, esto era simplemente correcto, nada más. Corbin parece una macarra arrogante cuya propia arrogancia le ha costado más que nada.

La credibilidad de Corbin en este momento es nula y eso viene hace mucho, por lo que en realidad no es un buen retador para el domingo.

Randy Orton vs Aiden English

Este segmento se sentía bastante mediocre. La escritura ha sido putrefacta, por decir algo no tan cruel. El razonamiento para la existencia de una enemistad ha sido inexistente, y la falta de importancia para cualquiera de los dos es alarmante.

Es imposible imaginar un escenario en donde cualquiera se beneficie de una victoria, sin duda, la mayor debilidad del feudo a este punto. Un completo desperdicio de todos los involucrados.

Shane McMahon y Kevin Owens

Owens era fantástico como un villano y McMahon siempre es genial como alguien que está dispuesto a ir a cualquier pelea. A pesar de lo anterior, este segmento se sentía como si careciera de la chispa que un episodio de televisión de WWE debe tener.

Era adecuado para un espectáculo que no hizo nada malo, pero por el contrario, no era necesariamente la emisión explosiva que tenía que ser en la previa de Hell in a Cell.

Ahora se agrega a la lucha del domingo que las caídas cuentan en cualquier lugar, estipulación que esencialmente niega el propósito de la celda, que es la decisión de reserva más cuestionable de todas. En resumen, Fue un opaco show de SmackDown.