Crítica Raw 29 Mayo 2017

El episodio del 29 de mayo de RAW tenía un objetivo en mente, hacer que queramos ver Extreme Rules el domingo. A pesar de contar con una alineación estelar que contó con dos grandes eventos principales entre Finn Balor vs Samoa Joe vs Bray Wyatt en una lucha de triple amenaza y Roman Reigns vs Seth Rollins, el espectáculo no pudo generar la emoción necesaria y se transformó en otro Raw flojo, algo tan común en nuestras vidas.

Otro episodio con dos eventos principales mencionados, otra lucha por equipos complicadas creada por una Promo en el ring, una lucha de peso crucero apresurada y un enfrentamiento innecesario entre Kalisto y Titus O’Neil son los ingredientes para otro show aburrido de Raw (Un clásico ya a esta altura).

The Miz y Maryse abren Raw

Una semana después de que un enfrentamiento genérico por equipos en RAW iniciara un espectáculo con un segmento tras una promo genérica, literalmente se hizo lo mismo esta semana con diferentes luchadores, pero el mismo resultado, es fácil estar cansando cuando solo llevamos cerca de 10 minutos de Show.

Hay una razón clara por la que la semana pasada las calificaciones y criticas de Raw fueron lamentables y es que el formato de escritura de Raw esta rancio y es sumamente predecible e intrascendente.

No importa lo grande que el Miz sea en el micrófono, nada de lo que dice compensa la manera casi insultante en la que la dirección que WWE trata a su audiencia.

Dean Ambrose y The Hardy Boyz vs The Miz, Sheamus y Cesaro

Esto fue una lucha que los fans han presenciado un millón de veces entre superestrellas lanzadas juntas para promover luchas individuales en un próximo PPV.

Fue una lucha correcta, pero nada memorable a destacar más allá de su conclusión.

Elias Samson vs Zac Evans

En lugar de ser un Jobber que toca la guitarra, parecía una entidad peligrosa cuya presencia se sentirá en las próximas semanas y meses (Esto hablando de Samson) un artista problemático, un vagabundo perturbado, que está golpeando las notas correctas hasta el momento. Aunque claro, esto no deja de ser un simple squash, no nos engañemos tampoco.

Finn Balor vs Bray Wyatt vs Samoa Joe

Mientras que la pelea siguió la fórmula tradicional de una triple amenaza, en donde el hombre adecuado se llevó la victoria, la acción fue lo suficientemente fuerte como para superar los defectos de una reserva tradicional.

Joe estaba en necesidad de una victoria importante y esto fue precisamente eso.

El único Babyface en la lucha, Balor brilló, luchando desde abajo y encontrándose en una posición para ser posiblemente quien se lleve la victoria el domingo.

La acción fue sólida, algo metódica, y la lucha fue un buen aperitivo para el evento principal del domingo.

Rich Swann (con Sasha Banks) vs Noam Dar (con Alicia Fox)

El trabajo en el brazo de dar era sólido y Swann vendió espectacularmente dicha coherencia. Banks y Fox en el ringside fue una muestra de que el domingo veremos una lucha por relevos mixtos que es tan extraña que es casi imposible generar un análisis de eso.

A pesar de las cosas positivas, fue una lucha apresurada. Como de costumbre, los cruceros tienen poco tiempo, lo que les obliga a acelerar las cosas. Eso es parte de los problemas que enfrenta la división y su incapacidad para llegar completamente a la audiencia.

Unos minutos más y la lucha se habría realizado a un ritmo más estable, pero al parecer en WWE prefieren ocupar ese tiempo en segmentos sin mucho sentido y de calidad nula, como el siguiente.

Kalisto vs Titus O’Neil

No había razón para que esta lucha existiera en este programa.

O’Neil podrá jactarse ante Crews de su victoria sobre Kalisto, mientras lentamente hace la conversión de su cliente al lado oscuro, pero fue tan apresurado que su impacto fue mínimo. Hay una razón por la que estas historias de nula calidad nunca funcionan, la falta de tiempo en televisión con segmentos de calidad.

Odiamos que Raw dure tres horas.

Esta es tu vida Bayley

Nosotros amamos a Alexa Bliss y Bayley, pero este segmento murió de manera lenta y dolorosa. Fue demasiado largo y presentó actuaciones de actores contratados vergonzosas. Sabemos que es un show para un público infantil, pero WWE está subestimando la inteligencia de su público.

La maestra (La única participación relativamente decente del segmento), la ex mejor amiga y el novio que nunca le amo realmente. A pesar de entregar otra fantástica actuación por parte Bliss, que se mostró con la confianza natural en el micrófono habitual, este segmento fue una verdadera tortura.

Odiamos Raw.

Incluso el spot del palo de Kendo final, todo se sintió decepcionante después de semanas de la misma reserva repetitiva.

Bliss y Bayley probablemente entregarán un show espectacular el domingo, pero no contaron con un apoyo creativo por parte de WWE, lo que lleva a segmentos basuras como este.

Austin Aries y Jack Gallagher vs Neville y TJP

La lucha semanal por equipos de cruceros hizo lo que pretendía hacer, mostrar a Aries y Neville en lados opuestos en la previa de Extreme Rules.

Era una reserva prudente que ahora crea dudas sobre la capacidad de Neville para mantener su título una vez más contra su rival más difícil.

John Cena Samoano vs Seth Rollins

La victoria de Reigns tras recibir constantemente castigo en una muy buena lucha nos recuerda a cierto sujeto que hoy no está en TV en SmackDown. Es básicamente el mismo personaje que hemos criticado por años y que necesita un turn heel, quien quiera decir lo contrario es libre de engañarse a sí mismo y eso es lo único que se puede criticar de este main event.

La química entre los dos les permitió entregar un buen espectáculo, el cual termina desmarcándose de la motivación inicial para que se enfrentaran, recordar que serán parte de una lucha de 5 el domingo y hace realmente que queramos ver una rivalidad entre Rollins y Reigns, no ver Extreme Rules.

Reigns gana y se posiciona una vez como el favorito claro para ganar, algo que se hace claramente para que cuando uno de sus cuatro oponentes realmente gane, la reacción sea aún mayor.

En resumen, otro Raw flojo que a pesar de tener un buen espectáculo de cierre, sigue siendo un show malo, malo y bien malo.