¿Por qué odiamos a John Cena?

De cara a Survivor Series 2014, todo parece indicar que el Team Cena se quedará con la victoria, poniendo fin al reinado de la Autoridad, demostrando que no hay nadie más grande en la WWE que John Cena. O sea, hubiera tenido mucho más sentido un Team Ambrose, ya que la Autoridad, con Seth Rollins, le ha hecho la vida imposible al Lunatic Fringe durante ya varios meses. Comparado con eso, el problema de Cena con Triple H y sus compinches parece un juego de niños. Sin embargo, es algo a lo que los fanáticos ya nos hemos acostumbrado, aminorando esta impotencia con unos gritos de ¡Cena Sucks! en cada una de sus peleas. Aun así, hubo un tiempo en que no nos imaginábamos gritarle al hombre de Massachusetts que apestaba. Hubo un tiempo en que fue la persona más querida en la WWE, cuyas promos esperábamos con ansías. Que sufríamos cuando perdía y nos alegrábamos cuando ganaba. Algo pasó, entre los años 2005 a 2007, que convirtió a Cena en ser un típico face, a convertirse en el nuevo Hogan, un sujeto querido por los niños y absolutamente odiado por los fans. Esta es su historia.

Inicios en Smackdown!

Mientras transmitían el especial de la celebración de los 15 años del programa azul, nos recordaban una y otra vez como fue el debut de The Champ, nada más ni nada menos que contra el olímpico Kurt Angle, una lucha que, aunque no fue un portento técnico ni una maravilla, le demostró al universo de WWE que este chico iba a ser grande. Sin embargo, aún con una tremenda presentación, con felicitaciones del mismísimo Undertaker en persona, se vió opacado por el rookie del año, que muchos ya no deben acordarse: Maven, el mismo que eliminó a Taker en el Royal Rumble con unas patadas voladoras, convirtiéndose en un momento de antología de este tipo de luchas. Y así, el año 2002 fue el comienzo de Cena en la empresa, en Smackdown primeramente, donde tuvo que hacer lo indecible y esforzarse al máximo para sobresalir ahí. Claro, si en un programa tienes a tipos como Angle, Undertaker, Brock Lesnar (el tiempo que estuvo), Booker T, Eddie Guerrero, Rey Misterio, Edge, Chris Benoit, JBL y Big Show entre otros; y aun así, toda la atención se la llevaba RAW con tipos como Rock y Stone Cold primeramente, después Evolution y Goldberg (si que había superestrellas en ese entonces); era toda una proeza que la gente siquiera se acordara de tu nombre. Pero aun así, Cena, con su famoso gimnick de rapero, lo hizo. Ahí vimos al mejor Cena, un hombre entretenido, dinámico y fuera de contexto. Que se daba el lujo de nalguear a Stephanie McMahon, que le robaba los neumáticos al auto de Eddie Guerrero, que trataba a Rey Misterio de enano y así tantas promos. Una de las cosas que los fanáticos de la lucha libre valoramos es que la superestrella sea premiada cuando logra dar una buena lucha, y durante este tiempo, Cena las daba. Pero también esté dispuesto a perder, de hacer de jobber de otros. Soberanas palizas que le dieron Lesnar y Taker, de rendirse ante Angle, de perder el US Championship ante un debutante Carlito, después de tener una lucha al mejor de 5 contra Booker T; de perder un Royal Rumble increíble ante Batista, de la oportunidad que la gente pedía para él y le fue conferida a JBL por el título de Eddie. Y para rematar, su gran consagración en Wrestlemania 21 no fue el Main Event de la noche, sino la lucha entre Triple H y Batista por el World Heavyweight Championship.

Por eso, Cena nunca volvió a Smackdown después del Draft del 2005 (como permanente claro está). Porque le recordaba toda la época en que era aclamado por el público, pero no era el top de la compañía. De ahí en más, desde el 2005 a 2007, sucedieron diversos factores que le quitaron esta popularidad a Cena, que llevaron a que la gente lo abucheara y surgieran todas las críticas que existen hoy día. Para ello, iremos por parte.

Su primer feudo como campeón: Jericho.

John Cena vs Jericho SummerSlam 2005

Cuando Cena llegó a RAW el 2005, existía un gran vacío que debía llenarse. Evolution, que dominó el programa del 2003 a 2004, no existía. Batista y Orton estaban en Smackdown, Triple H estaba fuera de la storyline, Michaels estaba enfeudado con Hogan, y Goldberg ya era parte del pasado. The Champ llegaba como top de RAW (lo que no lo ha dejado hasta ahora) Y por ser face, tuvo su primer gran conflicto con el gerente general, Eric Bischoff. El ex-hombre fuerte de WCW tenía como misión acabar con todos aquellos que no siguieran sus planes, pero ¿Cómo enfrentar a Cena? Y a alguien se le ocurrió la gran idea de que el hombre elegido por Bischoff para sacar a Cena del juego fuera nada más ni nada menos que Chris Jericho ¿Curioso no? Jericho se fue de WCW porque Bischoff nunca le dio una oportunidad por el Big Gold Belt de Goldberg, y ahora, le dio la oportunidad para luchar contra el top face de la compañía ¿Justicia Poética? Tal vez… como dato anecdótico, es que Jericho no ganaba el campeonato desde el año 2001 en Vengeance, y curiosamente, su primera oportunidad fue precisamente… Vengeance. Jericho siempre ha generado simpatías con el público, sobre todo porque era face desde la Batalla de los Sexos en 2003 (no se rían, esta locura tuvo continuación) y había dado la idea para uno de los mejores gimnicks matchs en la historia: Money in the Bank. Sin embargo, este feudo en vez de ayudar a Cena, sólo hizo que el público apoyara a Jericho, que era heel, y se escucharan por primera vez desde Wrestlemania 21, abucheos contra Cena. Y lo que vino a coronar todo, es que fue Cena quien sacó a Jericho de pantalla, de una forma vergonzosa y humillante: siendo sacado por seguridad. Sí, Jericho se quería ir. Sí, había que potenciar al campeón. ¿Era la forma? Definitivamente no. La forma en que se hizo heel a Y2J sólo dio a entender que había que poner carne de cañón, ya que no había nadie más a quien poner. Se hizo mal, se dañó a Jericho más de la cuenta (incluso se le humilló a él y a Fozzy en una lucha de bandas en RAW) y sobre todo, se le quitó a Cena esa fachada de luchador sufrido por uno de consentido.

Cambio de carácter: Cena Superman.

Una cosa que nos ha enseñado los feudos con autoridades, es que ellos juegan muy, muy sucio. Y nadie mejor que Eric Bischoff (aunque es mejor Vince) sobre esa materia. Durante todo el 2005, Bischoff se dedicó a hacer la vida de Cena un infierno, tal vez para volver a presentar al hombre de Massachusetts como lo que fue en su tiempo Rock o Austin: un campeón de la gente. Pero, increíblemente, en vez de hacer eso, sólo hizo ver a Cena como alguien invencible. No había luchador en el roster de RAW que pudiera detenerlo. Se le hizo luchar contra Angle, Michaels, Masters, etc. No sólo eso, también se convirtió en el protector de los débiles. Ejemplo de ello es cuando salió a defender a María de una lucha contra Kurt Angle (¿era necesario poner a un campeón olímpico contra una modelo?) Y también se convirtió en verdugo, cuando le aplicó un FU a Bischoff en un camión de basura después de ser despedido por Vince McMahon en el famoso juicio en RAW. Aunque en el momento gustaban estas acciones justicieras, este le quitó sentido al gimnick de rapero que el mismo John había cultivado durante tantos años. Ahí se gestó ese Cena superman que tanto odiamos hoy en día, pero que es tan poco creíble, que nos hace recordar los años de Hogan en WCW, que podía vencer a 11 luchadores en WCW (entre ellos Sting y Flair) y no sudar una sola gota.

La STFU

STFU

Una de las tareas más arduas de un luchador es hacer que sus movidas sean vistas creíbles por los fans. Y también que el finisher sea visto lo suficiente devastador como para poner fuera de combate al oponente. Si no es creíble, el luchador pierde mucha validez (como el caso de The Miz) No sólo eso, debe ser capaz de ser invertida para dar más espectacularidad. Sin embargo, cuando el finisher es una llave de rendición, el estilo es distinto, ya que debes debilitar a tu oponente en las zonas donde la llave hará efecto. Si buscamos videos de luchadores como Ric Flair, Bret Hart, Chris Benoit, William Regal o Daniel Bryan, nos damos cuenta que plantean luchas muy desgastantes, un constante llaveo que deja al oponente sin mucha resistencia para la aplicación de la llave. Pero ¿Qué pasa cuando el luchador no es técnico en ese sentido? Un buen caso es The Rock cuando aplicaba el Sharpshooter. Todos sabemos que Dwayne no es un portento técnico, pero sabíamos también que no era un gran problema, porque lo que queríamos ver eran The Rock Bottoms o People Elbows. Y como bien se explicó anteriormente, la idea es que la llave pueda ser invertida y que el luchador cuyo finisher no es ese, no gane regularmente así. Ahora bien ¿Qué pasa cuando ganas 2 Wrestlemanias seguidos, siendo Main Event, por el WWE Champion y contra 2 leyendas vivientes? Ese es el caso de Cena. Como bien recordarán, este la usó por primera vez en un Submission Match por el Campeonato de la WWE, contra Kurt Angle y Chris Masters (nada original, lo mismo se había hecho con The Rock precisamente) Ahora bien, lo que debía ser usado para una lucha particular, Cena lo convirtió en su llave características, lo que lo volvió todavía más invencible ¿Por qué? Si observamos la llave en sí, es muy difícil invertirla si eres un luchador grande, o como Cena, muy fuerte (Ha levantado a todo el roster de la WWE con la FU) Esto le quitó todavía más incertidumbre a las luchas de Cena, ya que no importa lo que hicieras, si te pone en la STF ya se terminó el combate. Además, la llave es tan “devastadora” que muy pocos luchadores la han resistido por más de 1 minuto, y siendo que el rapero no es un luchador técnico, mantiene esa aura de que Cena gana siempre.

Elimination Chamber de New Years Revolution y el feudo con Edge.

Al llegar a New Years Revolution, Cena ya computaba 280 días con el título en su poder desde Wrestlemania. Un reinado bastante largo y que ya se estaba volviendo aburrido. Para darle un nuevo aire, se le ponía en una Elimination bastante peculiar, que contaba con 2 veteranos en este tipo de luchas (Shawn Michaels y Kane) uno en la misma posición que el campeón (Kurt Angle) y 2 jóvenes promesas (Chris Masters y Carlitos) Una lucha que por nombre prometía mucho, resultó ser una de las peores en este tipo de combates. Está bien, hubo mucha sangre, buenas movidas y bastante acción. Sin embargo, el desarrollo fue horrible. El primer eliminado fue Angle, quien llevaba el peso del combate, lo que le quitó todo el ritmo al match. Kane no aportó nada al combate, y Michaels brilló para ser el tercer eliminado. Traición de Carlitos a Masters, para que un ensangrentado Cena ganara con un roll up a Carlito. ¡Un maldito roll up en una Chamber! Cena celebraba, cuando aparece Vince McMahon para decir que hay un competidor más: suena la música de Metalingus… pie de entrada para Edge, acompañado de Lita, que viene a canjear el maletín Money in the Bank. Suena la campana, dos spears y cuenta de 3… Edge se coronaba campeón por primera vez y daba inicio a una de las mejores rivalidades de la era Ruthless Aggression. Aun así, el primer reinado de Edge recordó más a la era Acttitude: 3 semanas tuvo el cinturón la Superstars Rated R hasta Royal Rumble. En relación con el feudo de Edge, elegido el mejor del año 2006 por PWI, hay que reconocer que a Edge siempre se le mostró como inferior de Cena, cuando la realidad era totalmente opuesta. En cada combate, el canadiense se llevaba todo el peso del combate, tenía las mejores promos (¿Quién puede olvidar el sexo en vivo con Lita?), pero aún así, nunca fue rival. Su derrota en Unforgiven en Toronto, donde nunca había perdido, y en un TLC, donde Cena nunca había participado, fue el broche de oro para matar una rivalidad que nunca fue reto para Cena. The Champ tuvo que esperar hasta 2011, cuando un desconocido llamado CM Punk volvió a disputarle la cima.

Wrestlemania 22

Cena vs HHH Wrestlemania 22

Así llegamos a Wrestlemania 22, un evento que tenía la particularidad de que The Marine sería por primera vez, el Main Event de la noche, por sobre la Triple Amenaza entre Misterio, Orton y Angle por el World Heavyweight Championship. Al frente, tenía nada más ni nada menos que The Game, Triple H, que venía desde Wrestlemania X-8 peleando por títulos (en el único evento en que no fue el Evento Principal, fue el Wrestlemania 19, que fue la lucha entre Lesnar y Angle por el WWE Champion) HHH venía de ganar un torneo para definir al contendiente número 1 por el título de Cena, oportunidad que la ganó luego de pelear contra RVD y Big Show en un Triple Treat Match. Sin embargo, después de todo el esfuerzo de los escritores de hacer lucir al yerno de Vince como un heel detestable, la gente lo apoyó por sobre Cena. Incluso, no contó para el público que ya venía con 4 luchas por Campeonato seguidas en la “Vitrina de los Inmortales”. Una lucha floja, que hacía ya más evidentes las carencias de Cena en un ring y de un Triple H que tampoco fue su mejor noche. Nada comparado al combate que dieron los de Smackdown y que coronaron a Misterio como campeón. Finishers aplicados, STF de Cena y fin de la lucha. Ni el King of Kings fue rival para Cena, lo que auguraba que tendría el título por otro largo tiempo.

Cena es sólo amigo de Cena.

Hart Foundation, Evolution, Degeneration X, Two Man Power Trip, the Rock’ Sock Conection, the Mega Powers, Rated RKO, Benoit y Jericho, the Outsiders, NWO, Four Horsemen, Brothers of Destruction, Batista y Misterio, Jeri-Show… ¿Qué tienen en común todos estos tag team o stables? Que todos ellos estaban conformados por grandes superstars, cuando estaban ya como grandes luminarias. No hay ningún luchador que haya llegado a la cima, que no haya estado en un tag team digno de recordar. Incluso alguien como Stone Cold, la Serpiente Cascabel, se unió con Triple H en Two Man Power Trip. Bueno, existe uno… John Cena. Si analizamos bien la carrera de Cena, nos damos cuenta que nunca ha estado en un stable o team con el que hayan hecho grandes luchas. ¿Por qué? Por otra razón de que odiemos a Cena: Sólo lucha por el título máximo. Para muestra de un botón: de los casi 15 años que Cena lleva la compañía, no es Campeón de Tres Coronas (distinción que se da a un luchador que ha ganado un título mundial, uno secundario y uno por parejas) En este caso, Cena jamás ha peleado por el Intercontinental, siendo que es el segundo título más antiguo de la WWE. Esto nos deja claro que John no sirve para luchar en otras divisiones ¿Por qué? No sé la respuesta exacta. Volviendo a los tag team, el único que se puede mencionar es su unión con HBK, que más que nada, fue una palanca para la storyline que llevaría a la lucha en Wrestlemania 23. Burdamente representada por un desconfiado Cena, sobre la lealtad de Michales (recordando el incidente con The Rockers) en vez de darnos grandes luchas en parejas, en ellas se daban la misma tónica: Michaels recibe una paliza y da el toque a Cena, que resuelve el problema él solito.

La lucha que Michaels debió ganar

Shawn Michaels vs cena wrestlemania 23

En WWE, hay 2 luchadores con los que debes pelear para que se te considere un grande en la compañía: The Undertaker y Shawn Michaels. Los representantes veteranos de la WWE, Michaels y Taker protagonizaron las mejores batallas de todos los tiempos. Cuando The Phenom ganó Royal Rumble del 2007, se hizo una ceremonia especial para elegir por cual campeonato iría en Wrestlemania 23. Era un momento muy expectante cuando los campeones de ECW (Bobby Lashley) Smackdown (Batista) y RAW (Cena) se vieron cara a cara al Enterrador para saber quién pondría su título contra la racha. Como todos sabemos, fue Batista el elegido. Así, John se enfrentó al último eliminado del Rumble, The Sexy Boy Shawn Michaels. Aunque la idea original era repetir el main event de Wrestlemania 22, la lesión de último momento de Triple H canceló esta idea. Así se construyó la storyline de desconfianza y traiciones entre The Champ con HBK, feudo que se mantuvo más allá del evento más grande de lucha libre en el mundo. Sin embargo, si el apoyo a Triple H era más o menos camuflado, el apoyo a Michaels era abierto y rimbombante. Esta era la oportunidad de Michaels de tocar la gloria otra vez, ya que no era campeón desde el año 2002. Una lucha muy emotiva, con Michaels entrando con la música de DX en vez de la característica Sexy Boy, en honor a su amigo Hunter de que mantendría viva a los degenerados. Michaels no había derrotado a Cena en ninguna de las luchas del 2005 y 2006, pero se esperaba que por fin terminara su mala racha. Si Undertaker iba a triunfar en su lucha ¿Por qué no Mr. Wrestlemania?… Simple, porque Michaels se enfrentaba a la cara de la compañía. Al final, Cena venció a Michaels haciéndolo rendir, tal como había derrotado a Triple H en el Wrestlemania pasado. Sorprendentemente, la única lucha que Michaels derrotó a Cena, en el RAW del 23 de abril del 2007, fue elegida la mejor pelea de ese año para PWI y sin embargo, no fue por el título. Una contienda de más de una hora, en la que Michaels por fin se vengó de Cena. La pregunta es ¿Por qué no trasladar esa victoria en Wrestlemania? ¿Por qué, si se había hecho todo un esfuerzo en crear una storyline decente para la lucha titular entre ambos, mostrar una lucha digna de la Vitrina de los Inmortales, con el final que los fanáticos esperaban? La respuesta es simple: Porque es John Cena. Al final, este largo reinado, donde conseguiría más victorias fantásticas (que cualquier mortal no podría ganar) sobre The Great Khali, Bobby Lashley, King Booker, Mick Foley y Randy Orton; terminaría el 2 de octubre de ese año, por una lesión, poniendo término a un reinado de 380 días.

Conclusión

Como pueden observar, durante el 2005 y el 2007, Cena perdió todo ese amor incondicional que había ganado con su victoria de Wrestlemania 21 sobre JBL. Como pueden ver, no es toda la culpa de Cena. Mal que mal, el hombre ha trabajado sin parar, saliendo en cada show que la WWE produzca, en cada gira que haga, cada PPV que se construya. Se pone la camiseta por la empresa. El hombre tiene una lucha 5 estrellas, que leyendas como Rock o Triple H no pueden presumir. Cena es el nuevo Hogan de Vince McMahon, de eso no cabe la menor duda. Ambos marcaron su huella en la empresa. Fueron un fenómeno de la lucha libre. Sin embargo, mientras Hogan luchaba en una época donde existían varias promociones de lucha, como WCW y ECW, Cena lucha en una donde la WWE tiene el control total. Por ello, no es necesario que Cena haga turn heel, que tome cervezas, que diga groserías, que destruya autos, que salte de escaleras, que diga la verdad por sobre el guión. Por eso lo odiamos, porque el tipo haga lo que haga, genera. Por eso, no nos queda más que esperar la siguiente generación, donde tipos como Ambrose, Rollins, Wyatt, Ziggler, Cesaro y Mizdow serán lo que ahora son Orton y Cena. Tal vez Cena apeste, pero es la cara de la más grande compañía de lucha libre en la historia. Y para bien o para mal, lograr llegar ahí, algo bueno debió haber hecho.

3 Comments

  1. Gonzalo GaLo Carvallo-Guerra noviembre 10, 2014
  2. MMLaguz diciembre 12, 2014