Takeover Chicago 2

Crítica NXT TakeOver: Chicago

Chicago hace un poco más de un año fue el escenario para una traición impactante por parte de Tommaso Ciampa contra su socio Johnny Gargano. La rivalidad entre los dos ha sido aún más intensa, más personal y condujo a un clásico de cinco estrellas en Nueva Orleans como parte del fin de semana de WrestleMania 34.

Gargano ganó esa noche, pero las cosas culminarían la noche del sábado en una pelea callejera de Chicago que con razón encabezó el último especial de NXT.

Desde la misma arena, frente a muchos de los mismos fans, Gargano y Ciampa emprendieron una guerra en la misma cartelera en la que Aleister Black defendió el Campeonato de NXT contra Lars Sullivan, Undisputed Era frente a Oney Lorcan y Danny Burch y Shayna Baszler hizo frente a su prueba más dura hasta la fecha en Nikki Cross.

Danny Burch y Oney Lorcan vs The Undisputed Era

A la multitud de Chicago podría no haber importado menos quienes eran Lorcan y Burch, ya que hicieron su camino al ring sin reacción. Y la multitud tampoco se preocupó mucho de ellos a través de la pelea. Sin embargo, entregaron la mejor actuación de sus carreras, a pesar de la carencia de la reacción que recibieron, y el resultado era una lucha fenomenal,

Lorcan y Burch fueron desafiantes creíbles y ofrecieron un trabajo magnífico junto a O’Reilly y Strong. Obviamente Chicago estaba con los campeones, siendo otro complemento para mejorar una acción que demuestra que NXT sabe cómo iniciar sus eventos.

Ricochet vs Velveteen Dream

No fue tan buena como la lucha inicial, pero esto fue una pelea espectacular, con actuaciones fuertes de ambos hombres involucrados.

La historia contada ofreció a cada competidor intentar estar arriba y dejó un impacto en la audiencia.

Habrá alguno que cuestionara el récord de derrotas de Dream en estos combates de alto perfil, pero él es tan bueno que es imposible no estar absolutamente convencido de que este villano enigmático y excéntrico un día lograra el oro de NXT.

Ricochet por otro lado, es una estrella. Él es la cosa más segura en el roster de NXT a pesar de su tamaño. Ustedes entienden, hablamos de tamaño estilo WWE. Sus habilidades de alto vuelo lo convierten en un miembro comercial enorme de cualquier roster.

Nikki Cross vs Shayna Baszler

Esto se sintió como el primer capítulo de una historia larga en lugar de la conclusión de un feudo breve.

Lamentablemente la lucha careció del tipo de intensidad que uno esperaría. Se protegió a Cross mientras se buscaba engrandecer a Baszler.

Algo decepcionante sólo por los altos estándares de las dos primeras luchas, esto hizo un trabajo de impulsar la historia hacia adelante. El primer plano de Cross sonriendo sobre el final sugiere que seguirá siendo una espina en el costado de Baszler.

Aleister Black vs Lars Sullivan

Al igual que Burch y Lorcan anteriormente en el programa, Sullivan tuvo su presentación aquí, con una fuerte ejecución en su camino con Black.

Black se ganó con grandes actuaciones el ser un legítimo campeón de NXT. Demostró que podía enfrentarse a probabilidades aparentemente insuperables y vencerlas por pura dureza y agallas. Fue una gran actuación y otra que demostró que pertenece a la posición en la que se encuentra como el rostro de la marca.

Johnny Gargano vs Tommaso Ciampa

Ciampa es el mejor villano de la lucha libre.

Todo lo que hace es tan detestable que no puedes dejar de odiar a su personaje en la pantalla, no importa lo mucho que apreciamos sus habilidades como luchador entre las cuerdas. Que el equipo de redacción fuese capaz de idear una conclusión tan brillante, que lo vio usar las emociones de Gargano en su contra, es un crédito a un equipo creativo que ha trabajado en cada segmento a la perfección a través de este programa.

Gargano fue brillante, finalmente dejando a un lado a su persona de buen tipo para desencadenar el infierno en el hombre que ha hecho su vida miserable el último año. Desafortunadamente, el intenso odio que sintió por Ciampa probó ser su perdición, sus emociones nublaron su juicio.

La violencia, el odio y la narración de cuentos se reunieron para crear una obra maestra de una lucha que, aunque carecía de la emoción cruda en la audiencia que la primera lucha tenía, todavía era una lucha candidata a ser lo mejor del año.

  • Danny Burch y Oney Lorcan vs The Undisputed Era
  • Ricochet vs Velveteen Dream
  • Nikki Cross vs Shayna Baszler
  • Aleister Black vs Lars Sullivan
  • Johnny Gargano vs Tommaso Ciampa
3.6
avatar
  Suscribete  
Notify of