Undertaker vs Shane ha sufrido un exceso de reserva

Cuando Shane McMahon regreso en el Raw posterior a Fastlane 2016, los fanáticos estaban felices del regreso. Hay que considerar que no se había visto a Shane O’Mac en siete años y le dieron una bienvenida con los brazos abiertos. Nadie esperaba lo que venía.

Vince McMahon puso a su hijo en una lucha frente al Undertaker en WrestleMania 32. En juego, estaba el control de monday night Raw. A eso se agregó que ambos estarían dentro de una Hell in a Cell y ya teníamos finalmente una razón para ver Wrestlemania.

Pero WWE comenzó a complicarse.

Desde el regreso de Shane, cada segmento para construir esta lucha no ha sido bueno. Quizás el punto que realmente genero emociones genuinas fue cuando Vince destruyo la foto de su hijo pequeño en pantalla, mas allá de eso, no hay mucho, es más, perdónenme, pero la construcción de la lucha ha sido decepcionante.

El antecedente más reciente, un anuncio bastante insignificante por parte de Vince McMahon en el último Raw. Se anunció que si el Undertaker perdía, no podría luchar más en Wrestleamnia, un anuncio que parece impactante, pero durante la transición fue bastante confuso de comprender, no había un climax, un remate, parecía hasta intrascendente.

Como fanáticos, la confusión nos invadió.

Nadie sabía si esto significaba su último WrestleMania o si sería una lucha para su retiro, por lo que el segmento no fue bien recibido.

El agregar este último antecedente, puede ser una manera de justificar que el Undertaker juegue a ser la “perrita” de Vince como se ha mencionado en pantalla, pero realmente es un detalle innecesario. Pasamos de un hijo buscando el control de Raw, lo que ya era atractivo, a una lucha de Hell in a Cell, lo que le hizo más atractivo, a una eventual lucha de retiro que realmente genero más confusiones y no aumenta las expectativas, especialmente porque de igual manera, ya era posible que fuese la última lucha del Undertaker en Wrestlemania, esto considerando su edad.

El punto es que hemos visto un exceso de cosas para generar emoción a la lucha que menos cosas necesita para ser la más atractiva hasta el momento. Hay un exceso que puede ser abrumador en la previa y el segmento horrible de Vince Mcmahon el lunes en el Raw del 21 de marzo del 2016 fue solo una muestra.

También hay un gran problema con este tipo de estipulación, ya que si el Undertaker en realidad pusiese en juego su trabajo, si Shane gana, perfectamente lo puede volver a contratar, algo que WWE ya ha hecho en el pasado, es como si pensaran que los fanáticos no tenemos memoria.

Además, todos sabemos que el Undertaker no se retirara de un evento tan importante frente a Shane, quien a pesar de ser una figura genial, no es alguien que realmente tenga una trayectoria como para participar en la última lucha de retiro de alguien.

Hay muchas cosas que no están funcionando en la previa de este WrestleMania, la historia para la lucha del Undertaker y Shane McMahon es solo una. Por suerte para la empresa, la lucha por si sola es lo suficientemente atractiva para dejar en el olvido lo que estamos viendo estas semanas, una vez que la campana suene y Shane con el Undertaker se vean encerrados, olvidaremos la construcción de la lucha y solo hablaremos si cumplió las altas expectativas o no.