Triple amenaza en FastLane ¿Es una buena opción para Roman Reigns?

Cuando Stephanie McMahon cerraba el Raw del 25 de enero, nos anunciaba una lucha de triple amenaza para Fastlane 2016, en donde el ganador de esa triple amenaza enfrentaría a HHH en Wrestlemania. Tomando como base los reportes que señalan que WWE está haciendo todo esto para enfrentar a Roman Reigns vs HHH en Wrestlemania 32 ¿es la mejor manera de llegar a esa lucha para Reigns?

Considerando que Roman Reigns ya ha tenido problemas a la hora de conectar con el público, que es lo que WWE espera para la estrella más importante de su franquicia, una triple amenaza no parece una buena idea, es decir, no debemos ir muy lejos para ver como el público ha estado reacio a apoyar a Reigns, quizás lo lamentable para el luchador y los hombres detrás de la reserva de WWE, todo esto ha sucedido en los eventos más importantes de la empresa, Royal Rumble 2015, Wrestlemania 31 en el evento central y Royal Rumble 2016, cuando también el evento central giraba en torno a su figura.

Con ese panorama, nos es difícil no preguntarnos ¿Porque WWE decide tratar de ir contra esa corriente poniendo a Reigns frente a Ambrose y Lesnar? que son significativamente más populares que Reigns. Es decir, en la previa el forzarlo a estar en una lucha en donde el público puede generar más abucheos sobre él, en vez de sus dos oponentes, pensamos que no ayuda mucho sobre este tema.

Lamentablemente para las intenciones de WWE, Ambrose y Lesnar parecen actualmente personajes más entretenidos. El primero es el lunático, un luchador que técnicamente está lejos de ser lo mejor de la empresa, pero que con su entrega constante, energía y lo fácil que es identificarse con él, ha logrado una conexión natural con el público que está dispuesto a estar detrás de él, mientras que en la otra esquina tenemos a Lesnar, un bruto dispuesto a golpear a cualquiera, una figura que a pesar de estar muy limitado en relación a como comenzó en WWE en el 2002, ha logrado mantenerse fresco gracias a que no está todas las semanas en pantalla, algo que a pesar de que se le critica constantemente, no quema un repertorio tan rápido. Detalles que han permitido una conexión casi orgánica con el público, algo que ha Reigns no se le ha permitido.

Tan duro como Reigns ha estado trabajando en el ring para mejorar sus falencias, los escritores de WWE no han estado en su misma sintonía. Eso se refleja en un avance muy pequeño en el desarrollo de su personaje. Emocionalmente, es difícil invertir nuestro tiempo bajo este tipo de personaje que WWE ha envaso en un Face (Tipo bueno) genérico.

La empresa casi logra su objetivo, ya que como se observó en TLC, Reigns tras un evento central muy aburrido con Sheamus, ataco a HHH dando algo más de emoción al final del evento, en donde la arena termino con gritos agradeciendo a Reigns. Era un primer avance casi natural del luchador que lograba una conexión con el público, el problema, nuevamente los creativos.

Tras lograr una reacción positivamente, los creativos apuraron demasiado las cosas, en algo que en nuestro análisis, fue bastante innecesario. Todo se tradujo en que al día siguiente, Reigns capturo el titulo tras una reserva terrible durante el show, en donde Sheamus de la nada, tras ser insultado Vince, decide poner en juego su título.

Tras eso, no se pudo mantener la conexión esporádica del público. La aceptación que se comenzaba a generar, paso a decepción al ver a otro babyface genérico. Como te odio Vince. Reigns nos parece tan fácil de reservar, que todo lo absurdo que hace WWE con él es decepcionante.

Todo este panorama nos deja esto, una falta en el desarrollo del personaje, un público frustrado y dos personajes mucho más atractivos en el mismo ring, no nos hace tener un panorama auspicioso, especialmente si los reportes son ciertos y WWE volverá a forzar a Reigns en la escena principal con una nueva oportunidad titular frente a HHH.

En Fastlane, la triple amenaza a pesar de parecer atractiva pro nombres, no debería existir por su absurdo desarrollo. Es una lucha en la que parece nada bueno saldrá. Es fácil señalar que si Reigns se impone a Lesnar y Ambrose (Especialmente si Ambrose se lleva el Pin) será repetir la misma reserva terrible, es casi como un saboteo en la tarea de proteger al nuevo babyface central de WWE.

Ambrose es el favorito del público, la audiencia disfruta de cantar Suplex City y Reigns, es el que menor conexión a logrado y es quien según los reporte realizara el caminos hasta Wrestlemania frente a HHH. Esto nos deja un pensamiento para analizar la escena principal de WWE y eso es que algo no está funcionando.

One Response

  1. diego alfonso Febrero 11, 2016