La sorpresa como factor clave de la batalla real

Mientras menos sabemos sobre los participantes en el Royal Rumble match, más divertido es este tipo de lucha para los fanáticos.

Royal Rumble 2017 se encuentra a sólo unas horas y todavía no sabemos todos los nombres de los 30 participantes, algo que es una buena cosa. A partir del martes, entiéndase el 24 de enero, un total de 21 luchadores han declarado que participaran de manera oficial en la lucha, en donde algunos fueron anunciados más tarde ese mismo día en Smackdown. Entonces sabemos los nombres de alrededor de 25 participantes de este domingo, lo que da un montón de espacio para sorpresas inevitables (Básicamente 5).

Hace unos meses había sólo un puñado de nombres interesantes para analizar en el divertido ejercicio de tratar de adivinar al ganador de esta batalla real. Algunas personas vienen con estadísticas y algunos vienen con ciertas sensaciones o sentido común y hasta que el domingo llegue, cualquier suposición puede ser correcta. Bueno, excepto aquellos que piensan que James Ellsworth puede ganar.

Sabíamos que Goldberg y Brock Lesnar iban a ser parte de esta lucha y resultaron ser los primeros hombres en hablar de este evento. Aunque uno en realidad debería preguntarse ¿Su rivalidad continuara y les costara una oportunidad por el título? Luego Strowman y Barón Corbin anunciaron su participación y de repente la lucha ya comenzaba a tomar forma. Ambos hombres han recibido un favorable empuje por lo que es poco probable que sean inmediatamente aplastados por una estrella más grande como Goldberg o Lesnar. Luego los tres miembros del nuevo día anunciaron su participación, en donde ya tenemos tres candidatos para descartar.

Luego avanzamos rápidamente al 9 de enero, cuando el Undertaker hizo una sorpresa visita a RAW y anunció su entrada a la batalla real. La pregunta ya no giraba en torno a quién iba a ganar el Rumble, giraba en torno a si el Undertaker iba a ganar este evento. A pesar de esto, aún hay otras posibilidades incluso por sobre el hombre muerto, lo que nos lleva a la siguiente reflexión:

La peor clase de evento suele ser uno cuando se conoce el resultado del evento central. Miremos Royal Rumble 2014, 2015 y Wrestlemania 32. Todos estos espectáculos destacaron por ser eventos en donde el ganador fue abrumadoramente conocido por todos. Cabe destacar que Roman Reigns ha estado implicado en la mayoría de esas luchas en donde ya se conoce al ganador y fue ese hecho, sin dudas, lo que contribuyó al actual rechazo de los aficionados. Sabíamos que iba a ganar esas luchas y de hecho lo hizo, para sorpresa de absolutamente nadie.

Tal y como está Royal Rumble 2017 es bastante diferente porque no hay ningún claro favorito para ganar con múltiples planes sobre la mesa que en realidad todos podrían ser factibles, debido a que el evento principal de WrestleMania es aún algo indeterminado. Las probabilidades se encuentran ligeramente a favor de tipos como el Undertaker, pero aún no se puede destacar el regreso de alguien como Finn Balor, el debut de Samoa Joe o un impulso sorpresivo para alguien como Bray Wyatt o Strowman.

El hecho de que honestamente no se pueda de hablar de un solo ganador claro como lo fue en el pasado, es algo que beneficia a este tipo de eventos.