Rusev está condenado al fracaso después de su feudo con Roman Reigns

Con la pérdida del Campeonato de los Estados Unidos y la falta de un plan a largo plazo, Rusev está condenado a caer en el olvido dentro del roster de WWE.

Hay algo para criticar sobre la planificación de WWE a largo plazo, en donde una de las críticas comunes dirigidas en contra de la WWE es que parece carecer de la capacidad de generar historias con una visión a largo plazo. Esto a menudo puede conducir a impactos negativos en el desarrollo y potencial general de tipos como Rusev.

Rusev es otro peso pesado con potencia que fue fuerte reservado para comenzar dentro del roster principal de WWE en el 2014. A pesar de ser un luchador grande, él era ágil y estaba por sobre el promedio para alguien de su tamaño. Rusev con el anterior panorama parecía el monstruo perfecto, sobre todo cuando ganó el Campeonato de los Estados Unidos durante su racha invicta.

Pero al igual que muchas otras potenciales estrellas de WWE antes que él, Rusev comenzó a perder valor después de perder una lucha frente a John Cena. Se sentía como si todo lo que WWE había hecho para construir a un nuevo monstruo, simplemente fue desechado. ¿Por qué WWE le permitió tener una de las mejores entradas en la historia de Wrestlemania si realmente no iba a tener futuro?

Rusev no es el primero en sufrir después de una derrota frente a John Cena. Basta con mirar algunos de los siguientes nombres de superestrellas que sufrieron a manos de Cena. Damien Sandow, Vladimir Kozlov, Wade Barrett e incluso recientemente Bray Wyatt.

Parecía como si Rusev simplemente estaba destinado a seguir en el fondo del estanque, esto cuando se involucró en el asqueroso argumento con Dolph Ziggler por el amor de Lana, pero de alguna manera, logro salir de eso y volver a ganar el título de los Estados Unidos.

Pero mucho paso entre lo anterior y el siguiente segmento:

La edición de WWE es tan buen que evitan que volvamos a ver el botch de Goldberg, pero eso no es lo importante en esta nota.

Las recientes derrotas de Rusev a manos de Roman Reigns condujeron a que Rusev perdiera el título y cualquier posibilidad de no caer de regreso al fondo del estanque.

Rusev de ser el próximo gran monstruo de WWE, paso a ser el jobber de un luchador de 49 años de edad que no ha competido en WWE por más de 12 años. Claramente la WWE podría haber hecho algo mucho mejor con él, más que simplemente utilizarlo para alimentar a Goldberg.

Para peor, WWE prefiere usar su lugar con nuevas superestrellas como Braun Strowman, lo que aumenta la probabilidad de que Rusev este condenado a caer hasta lo más bajo dentro de la WWE. Tal vez un cambio a la marca SmackDown pueda beneficiar al ex campeón de los Estados Unidos, de lo contrario, WWE podría haber tomado una mala decisión en el corto plazo al quitar el Campeonato de los Estados Unidos de Rusev.