¿Que sucedería si Reigns ganara el Money in The Bank?

En lo que ya parece una verdadera previa de cada lucha de Money in The Bank 2015, vamos a analizar uno de los temas más atractivos y sensibles que veremos en el próximo PPV de WWE, la lucha de escaleras por el título de WWE.

Para la figura de Roman Reigns, el título de WWE cada vez pareciera ir en contra de su popularidad, después de todo, cada vez que está cercano a dicho título, su popularidad va a la baja, al menos eso paso en la previa a Wrestlemania 31 ¿pasara lo mismo en las próximas semanas?

Mientras que no es culpa del luchador, el público solo responde a una estrella de rápido ascenso que no ofrece grandes puntos constante dentro de su repertorio tanto en el ring como fuera de él, a eso se suma la exageración que WWE constantemente hace de su figura, que puede ser parte de la historia de la empresa, pero desde nuestro punto de vista, solo hace que los fanáticos más veteranos de la industria lo vean como eso, solo una exageración de la empresa, una idea que termina minimizando su trabajo.

Si llega a convertirse en el señor dinero en el Banco, recibiendo así una oportunidad exclusiva que casi garantiza un triunfo por el campeonato del mundo en el futuro, puede ser un mal ajuste para Reigns. Si WWE espera que Reigns se gane al público más crítico del producto, tiene que hacerlo con un real carácter, no repitiendo actuaciones como las que vimos el lunes, en donde se enfrentó a tres luchadores diferentes.

Además, la calidad de los luchadores fue de la más baja posible, si eres alguien que sigue WWE, sabes que tanto el Rey Barret, Mark Henry y Bray Wyatt son personajes a la baja, prácticamente Jobbers. Después de todo, su primer rival de la noche fue Barret, quien venía de ser uno de los primeros eliminados de la cámara de la eliminación por R-Truth y todos sabemos que R-Truth prácticamente aparece cada tres meses en pantalla.

Henry venia regresando tras una ausencia larga, y siempre ha sido reservado para ser derrotado por Reigns, por lo que era más de lo mismo, y así llegamos a quien aparentemente podía generar algo de carácter a la historia del lunes, Bray Wyatt.

Sin embargo, Bray es otro luchador que viene a la baja, tras perder hace dos años en Wrestlemania, su carrera se vino abajo, ganando muy pocas veces y participando en PPV de manera esporádica, de hecho, en el último PPV de WWE estuvo ausente.

Con los años, la lucha de dinero en el banco se ha convertido en una especie de franquicia sagrada. Mientras que sirve en el desarrollo de estrellas, está lejos de ser igual a un título de desarrollo. El llevar el maletín de dinero en el Banco en la actualidad, es ser llamado como la próxima gran estrella de WWE, muchas veces esa estrella será el siguiente gran Heel (villano) de la empresa.

Si no hay planes para dar un turn a Reigns, él necesita continuar su largo viaje hacia el título de la WWE, después de todo, como muchos han mencionado, en maletín de dinero en el banco hace grandes cosas para aquellos luchadores que son Heel (Villanos) fue el caso de Edge en la primera edición de esta lucha y la lista puede seguir, RVD sobre Cena, Edge sobre el Undertaker, Randy Orton sobre Daniel Bryan y el más reciente caso que fue Rollins para nombrar algunos.

Uno podría imaginar que un midcarder oportunista simplemente debe subir la escalera y entonces él tendría solo que esperar para ganar un Campeonato del mundo en el momento adecuado.

Aunque también hay maneras de convertir el dinero en el Banco en algo babyface, por ejemplo, como lo hizo John Cena, anunciando con anticipación que ocuparía su oportunidad para ir mano a mano con el campeón, en lo personal pienso que eso sería desperdiciar realmente la oportunidad de generar impacto.

Si debemos hacer una apuesta, si Reigns ganara el maletín de dinero en el banco, algo que parece más que obvio en la previa, pero sabemos que podemos tener alguna sorpresa, seria porque Reigns generara un turn a su personaje pasando de face (héroe) a Heel (villano) tal como paso con Cm Punk cuando cobro al maletín sobre Jeff Hardy.

One Response

  1. Bernardo Villalón Junio 5, 2015