Porque Roman Reigns ha sido incapaz de ganarse al publico

Más que la autoridad, el Big Show o Bray Wyatt, el mayor reto de Roman Reigns sigue siendo ganarse al público de la WWE.

Reigns es el elegido por la WWE para ser su próxima gran estrella, pero su reserva ha generado lo que se podría denominar como el efecto John Cena, aplausos y abucheos, solo que estos últimos están siendo cada vez más evidentes. Hay suficiente audiencia rechazando a Reigns, por lo que WWE tiene que considerar una mejor manera de cambiar el rumbo.

El “perro grande” como se le ocurrió llamar a WWE a Reigns en las ultimas semanas, está a punto de ganar el título mundial en WrestleMania y listo para ser envasado como el babyface (Tipo súper bueno) superior de la empresa. Pero los deseos de Vince McMahon y sus creativos, son muy diferentes al de los fanáticos que no lo quieren en esa posición.

Roman Reigns fracaso con el publico

Y esto quedo de manifiesto en lo que debía ser un regreso triunfal en el Raw del lunes, cuando la multitud de Pittsburgh no estuvo dispuesta a involucrarse en este regreso. Y tal como otros sitios han señalado, citando a SEScoops.com:

Los abucheos e indiferencia para Roman Reigns a 3 semanas de WrestleMania, es un desastre.

Y hay que comprender que esto no se trata de una falta de talento para generar esta reacción, aunque claro, Reigns no es el intérprete más completo de WWE, pero tampoco es el menos completo, simplemente debe encontrar su lugar, por lo que todo radica en el uso equivocado de la WWE.

Para contrarrestar todo esto, uno primero debe comprender el problema. Por ejemplo, Roman Reigns actualmente está en el papel equivocado.

WWE continúa forzando a Roman Reigns a ser algo que no es, así de simple es todo.

Reigns tiene muchos puntos fuertes, por lo que debería ser fácil centrarse en esos puntos mientras se enmascaran sus debilidades. Pero WWE no ha hecho eso, es más, ha hecho todo lo contrario, evidenciar sus falencias y parece tarde cambiar las cosas en ese punto.

El agujero más grande dentro de su repertorio sigue siendo su trabajo con el micrófono, pero la empresa sigue pidiéndole hacer promos muy largas.

El obligar a Reigns a dar discursos extensos es realmente una mala decisión, es más, WWE debería proteger a su próxima figura central, no lo han hecho.

Él no tiene el carisma natural para realmente salir y hacer que toda la arena se involucre con ese tipo de participación.

Lamentablemente las promo de Reigns se sienten como una participación suavizada de lo que siempre hacia John Cena. Él siempre esta sonriente, siendo fiel a ser el babyface que repite una y otra vez que acabara con el oponente de turno, sin entregar realmente algo de personalidad a ese tipo de discurso, siendo esto un truco rechazado a menudo en la actualidad. Especialmente cuando no se hace bien.

Los fanáticos no son como antes.

En los tiempos de Hulk Hogan, es posible que Roman Reigns efectivamente se hubiese ganado a los fanáticos fácilmente, ya que en esos tiempos, literalmente los fanáticos creían en todo lo que veían en pantalla, actualmente ya sabemos cómo funcionan las cosas, y todavía vemos la WWE, solo que ahora esperamos que las cosas se hagan de otra manera, es como la historia de Santa, todos sabemos la verdad, pero aun así disfrutamos sus regalos.

Hoy en día, parte de la diversión de ser un fanático es de cierta manera desconfiar de lo que se nos ofrece. Hay cierta negatividad sobre cómo se tratan a los personajes de los luchadores, ya que los fanáticos solemos pensar que las cosas se podrían hacer mucho mejor. Los efectos de ese tipo de pensamiento, están afectando a Roman Reigns.

Cena ya vivió eso, por lo que WWE debería haber aprendido algo, no lo hicieron. Con el paso del tiempo, los fanáticos dejaron de creer que alguien como Cena pudiese sufrir un montón de castigo, aplicar una llave y se llevaba la victoria. Ese tipo de incredulidad comenzó con gritos en contra Cena como que él no podía lucha o que cuando entregaba un verdadero clásico, era porque todo el crédito se lo llevaba el oponente. Ahora es turno de Reigns recibir estas críticas, simplemente porque WWE está repitiendo sus errores.

Todo esto prácticamente a predispuesto la mente de los fanáticos para simplemente abuchear a Reigns, independientemente de lo que el haga.

Pero no siempre fue así.

Cuando Reigns fue parte de The Shield, él no recibía este tipo de reacciones. Él todavía utilizaba el mismo conjunto de movimientos y tenía el mismo conjunto de habilidades, pero fue visto como una estrella interesante. Lamentablemente WWE tomo algo orgánico y lo moldeo a su estereotipo clásico que nos tiene en este punto tan catastrófico. Una empresa testaruda y un gran error como lo fue el Royal Rumble 2015, han condenado esta historia al fracaso. La cara de The Rock lo decía todo.

En ese momento, el gran delito de Roman Reigns es que no era Daniel Bryan. Y nuevamente WWE no volvía a aprender de sus errores ¿Porque? simplemente porque esto ya había pasado un año antes con Batista y el Royal Rumble 2014, quien prácticamente termino su carrera en WWE de la peor manera. Es decir, cualquiera que ganara ese evento si no era Daniel Bryan, estaría en una situación muy incómoda.

Ese evento fue el punto de inflexión en la relación de Roman Reigns con los fanáticos. Roman Reigns se convirtió en el símbolo de lo que es la máquina de la WWE, la terquedad de la empresa y cómo Vince McMahon hacia oídos sordos en relación a lo que querían los fanáticos.

Y lo peor de todo, es que WWE nuevamente no aprendió de los errores. Tipos como Rey Mysterio, Shawn Michaels, Chris Jericho, Rob Van Dam y Daniel Bryan no se consideraban como hombres importantes para la empresa, pero llego un momento en donde estos tipos lograron llegar a la cima a pesar de que la empresa no los veía como uno de los tipos que debían estar en esa cima de la cadena alimenticia de la WWE.

Y la verdad es que hay algo de atractivo en ver como un hombre en dificultades logra llegar a la cima a base de valor y habilidad, todo esto tras un largo camino en donde los fanáticos realmente han aprendido a admirar a un luchador.

Roman Reigns está en la vereda contraria. Sus dotes físicos hicieron que este llegara a la cima, simplemente porque eso sorprende a los responsables de la WWE, quienes parecen pensar que aun lo que funcionaba en los 70 funciona hoy en día. Es decir, se generó un babyface menos natural en relación a un público que suele buscar otras cosas en los tiempos que corren. Un babyface que no recorrió ningún real camino para llegar a la cima. No hubo evolución.

Este panorama no hace que sea imposible que Reigns se gane el cariño del público, de hecho se lo estaba ganando de manera natural, pero WWE lo puso en desventaja.

¿Cómo solucionar este desastre?

Por desastre me referido a la situación actual, no a Roman Reigns, ya que como se ha mencionado en la nota, esto no es culpa de él, es culpa de una empresa demasiada terca.

La manera más obvia de sacar algún tipo de provecho para usar el rechazo de los fans, es que Reigns realice un turn Heel en su personaje. El ser el villano es una obviedad cuando él ya se está ganando los abucheos.

Lamentablemente para WWE, el hacer a Roman Reigns un babyface no está funcionando, y parece que el hacer un turn en su personaje no lo han hecho debido a que sería reconocer que se equivocaron. A WWE le gustaría que los fanáticos vieran a Reigns como están viendo a un tipo como Ambrose, quien realmente parece ser el principal babyface en el panorama actual de WWE.

El hacer un turn en Reigns, daría la oportunidad para que alguien más realmente ocupe el lugar que WWE quería para Reigns, en lo que parece la única salida para lo que está sucediendo actualmente.

Otras opciones para salvar al personaje de Reigns son más a largo plazo. Por ejemplo, WWE puede comenzar a modificar al personaje de Reigns poco a poco. Después de todo, él sigue siendo el único ex integrante de The Shield que aun sale a través de la audiencia, aún sigue vistiendo con un chaleco antibalas y sigue usando la misma música de entrada. Un plan a largo plazo es darle un nuevo look y un nuevo tema de entrada para refrescar a su personaje. Le permitiría establecer un nuevo carácter, tal como lo hicieron Ambrose y Rollins.

Seguir poniendo a Reigns en la misma situación, es solo mantener la frustración en un público que no se siente escuchado. WWE tiene que comprender que nadie quiere a Reigns fuera de su elemento, no le pidan que haga cosas que no puede realizar, y está claro que necesita un cambio drásticamente, pero pensando en el largo plazo, WWE necesita comprender que no debe forzar las cosas como lo está haciendo. Mientras WWE no aprenda de sus errores, el público seguirá demostrando su frustración, independientemente de las cosas que Reigns haga en pantalla, ya que como se señaló anteriormente, los fanáticos ya están predispuesto a abuchearlo.

3 Comments

  1. FAS Marzo 17, 2016
  2. Fernando M. Marzo 17, 2016
  3. Alex S Marzo 18, 2016