Reportaje: Lecciones que WWE debe capitalizar en el Draft

El draft de WWE de este 2016 puede ser un segmento de comedia o algo que sea un verdadero catalizador para una verdadera nueva era.

En el pasado, el drat ha generado tanto segmentos catalizadores, como segmentos más desechables que caen dentro de lo que se conoce como la comedia estilo WWE. Eso nos dice que la historia de este acontecimiento se encuentra plagada de errores que WWE debe evitar esta vez. También es bueno destacar que han habido movimientos astutos en Draft anteriores y WWE perfectamente puede repetir eso.

El 19 de julio, la Nueva Era comenzará en serio cuando nuevamente WWE dividirá su roster en dos marcas, Raw y SmackDown. Será la primera vez que ocurre esto desde el 2011.

Volviendo a la división de marcas, se genera una oportunidad para hacer iniciar de nuevo lo que en el pasado significo SmackDown.

Para esta nota, nos gustaría citar algo que Jim Ross público en su blog, en donde hablaba de una verdadera bendición para WWE

“El draft puede ser potencialmente un enorme y positivo reinicio para WWE, algo que debe beneficiar a sus fans y al WWE Network”.

Y WWE tiene una enorme libertad creativa a la hora de trabajar de esta manera. WWE debe usar esa flexibilidad a su ventaja, WWE debe proyectar una historia y pretender duplicar lo que funcionó la primera vez.

Los bloques de construcción inicial

Algo está claro con el Draft, los nombres que se elijan para liderar cada marca, marcaran lo que será el éxito tanto para Raw como para SmackDown. Aunque WWE no ha reconocido siempre el poder de esas selecciones, algo que debe iniciar desde el primer seleccionado del Draft.

En el 2004, René Dupree fue el primero en llegar a SmackDown. Sin duda, un Adonis joven (Literalmente el sueño de Vince), podría haber parecido un comienzo sólido, sin embargo, Dupree se encontraba lejos de ser una estrella de peso. El dar a Dupree el número 1, no ayudo en nada lo que debía ser un Draft que no decepcionara. Especialmente cuando comparamos ese hecho con lo que fue el primer Draft de WWE, y The Rock termino en SmackDown.

En el 2004 se dejó en claro que SmackDown estaba destinado a ser el show de B, algo que por ejemplo en el 2002 no era el plan.

En el draft inaugural de WWE antes citado, la empresa creo más electricidad con sus selecciones iniciales. SmackDown tomó a The Rock en primer lugar, mientras que Raw al Undertaker. El show se sentía importante, algo que solamente fue en aumento cuando SmackDown añadió a Kurt Angle y Hulk Hogan a sus filas.

Para este año, se habla que SmackDown recibirá a John Cena y Aj Styles como figuras centrales, mientras que Raw a Reigns y Rollins. WWE debe ser sabia y hacer que una de estas elecciones den el comienzo a lo que será el Draft.

La importancia de los títulos

Actualmente el titulo Intercontinental no tiene ningún valor, algo que se debe a cosas como que el Miz, ha estado ausente mucho tiempo (grabando una horrenda película), falta de buenos retadores y porque básicamente pareciera que WWE durante los últimos meses solo ha entregado material de relleno esperando a algo más grandes como lo es el draft o SummerSlam, mismo caso con el título femenino (Lleva más de un mes sin ser defendido) y el de los Estados Unidos mismo caso.

Rusev campeonato estados unidos wwe

Una manera de volver a resetear la importancia de los campeonatos, es haciendo que los campeones sean parte de los cambios en cada marca, eso a los títulos les da una mayor vitrina, pero tiene que ser catalizado con defensas titulares realmente atractivas, algo que por ahora, no hemos visto en mucho tiempo en relación a los títulos secundarios de WWE.

Evitar cambios dobles durante la misma noche

WWE fue miope durante el 2011, todo esto al centrarse en la creación de drama durante solo una noche y dejo en claro que SmackDown una vez más seria un show de menor importancia en comparación con Raw. Temprano en la noche del draft de ese año, SmackDown se llevaba a Cena. La adquisición de una estrella de su importancia le entregaba a SmackDown de nuevo una importancia, pero los fanáticos sólo un par de horas más tardes se dieron cuenta que al final esto no era parte de un movimiento inteligente como se pensaba en un inicio.

Cena regresaba a Raw en el último cambio de esa misma noche.

WWE necesita saltarse este tipo de maniobras en el 2016. Debe hacer que el evento se sienta enorme con cada movimiento. Y no debe tener miedo de dejar una estrella del calibre de Cena en SmackDown.

El Draft ha tenido sus mejores ediciones cuando ha sido simple y mantiene su misma lógica. Cuando WWE depende demasiado de ciertos “trucos” el evento se ha sentido como un fracaso.

También te puede interesar