¿Que tanto influye un finisher en un luchador?

Un buen finisher generalmente es fácil de ver y comprender, el Styles Clash de AJ Styles por ejemplo cumple con eso y segundo, tambien deben parecer legítimamente peligrosos, no a tal punto que uno piense que podrían matar a alguien, pero de nuevo el Styles Clash cae en esa categoría y el Curb Stomp de Rollins, ahora prohibido son solo ejemplos de movimientos que parecen dañinos de manera legítima.

Sin embargo, no todos los movimientos finales de los luchadores logran eso, es más, hay ejemplo de grandes figuras que tenían un finisher realmente muy malo.

No hay que ir muy lejos para encontrar malos movimientos final, de hecho el retador al título de la WWE tiene uno de los peores actualmente.

Dean Ambrose y el Dirty Deeds: Dean podría no ser el más técnico del roster de WWE, y su reinado con el título de la WWE pudo haberle hasta jugado en contra gracias a que llego muy tarde, pero dentro de todo lo que es la WWE, es de esos luchadores que pueden caminar solos y ser involucrados en cualquier historia con facilidad, sin embargo, su finisher es pésimo.

Su finisher es un simple DDT, que al parecer fue reciclado del movimiento final de Mick Foley, el Double Arm DDT.

Lamentablemente para Ambrose el tema de los finisher en WWE no ha sido una buena cosa, considerando que el anterior que usaba era esta especie de rompe cara.

Por suerte para Ambrose, el tema del finisher no priva a un luchador de ser una leyenda en este espectáculo, después de todo, si miramos más atrás en el pasado, hay leyendas con movimientos finales paupérrimos. El mismo Foley con el Double Arm DDT llego a ser la leyenda de la lucha violenta, pero hablemos del caso de Ultimate Warrior.

El Ultimate Warrior nos dejó hace un poco más de dos años, y a pesar de ser uno de los luchadores más famosos en una etapa de su carrera, su finisher y en general todo su arsenal no era para nada impresionantes. Lo que jugo a favor de alguien como Warrior, era ser parte de una era en donde el espectáculo en el ring no era muy complejo como si sucede en la actualidad.

El Ultimate Warrior era un sujeto enorme y aun así su finisher no era para nada impresionante o intimidante.

Dentro de la misma época, tenemos a Hulk Hogan. Hogan la figura publicitaria más importante que ha tenido el wrestling en los Estados Unidos, eso no es una sorpresa o secreto para nadie, pero un gran poder con su imagen, llega con un montón de cosas ajenas, por ejemplo, el ego de Hogan ha destruido un montón de carreras, se transformó en un racista y en alguien que a pesar de todo eso, sigue siendo querido por los fanáticos nostálgicos.

En su mejor momento, fue capaz de levantar a Andre el gigante y más allá de eso, Hogan no era muy bueno en el ring, a pesar de eso, igual entrego buenos espectáculos como su lucha en Mania 18 frente a The Rock y más allá de eso, no me atrevería a hacer otra recomendación centrándonos solo en la acción en el ring.

Su finisher, el machetazo de pierna, conocido como Atomic Leg Drop.

A favor de Hogan juega que como antes fue señalado, llego en una época en donde las cosas eran muy diferentes y más que lo que sucedía en el ring, lo que importaba era que tan importante era la imagen del luchador y en este caso Hogan, era el más grande de su época.

En resumen, que importa tener un finisher tan malo si con tu solo presencia llenabas estadios.

Y la prueba definitiva que el finisher en realidad no puede limitar tu carrera es The Rock.

El movimiento más electrizante en el entretenimiento deportivo, el codazo del pueblo. Suena electrizante y cuando lo aplicaba The Rock lo era, pero seamos sinceros, un simple codazo al medio del ring no es la gran maravilla.

Nota en colaboración con Pedro (Peyochile).

También te puede interesar