Estilo WWE vs Estilo NXT ¿porque algunas cosas no funcionan?

Hay un “estilo WWE” y un “estilo indy.”

Una separación de estilos que es muy relevante, sobre todo para la WWE en este momento. El Performance Center NXT es una instalación de clase mundial, y la relación con la Universidad Full Sail es una gran oportunidad para los estudiantes. Como marca, NXT es entretenido para ver.

Ha habido semanas en que la programación de NXT es por mucho mejor que la propia WWE en sus show de Raw y SmackDown de principio a fin.

NXT es básicamente un espectáculo de lucha libre independiente con un presupuesto de seis cifras. Tiene una amplia gama de personajes y niveles de habilidad, tal como lo haría normalmente si nos encontráramos con un típico espectáculo de lucha libre independiente. También cuenta con la intimidad de un espectáculo indy, esto porque posee una pequeña multitud y muchos de ellos se ven semana tras semana entre el público.

Una cierta energía viene con esta configuración, una familiaridad entre la audiencia y el intérprete. Esto es grande para la marca NXT. Sin embargo, es una preocupación razonable para algunos personajes.

NXT arrival

Lo que funciona en NXT no siempre funciona en la WWE. El mejor ejemplo de ello es Adam Rose.

El establecimiento íntimo de NXT que contaba con unos pocos cientos de fans, amaban convertirse en los capullos de rosa cuando Adam salía (Que extraño sonó eso). Sin embargo cuando él entra en arenas con cerca de 10.000 personas, hay más grillos que rosas.

El público más joven ni siquiera sabe lo que el Exotic Express puede simbolizar. Mientras el público de mayor edad parece estar divido.

Muchos de los aficionados en NXT son fans fieles. Ellos semanas tras semanas visitan el show y conocen de mejor forma al roster. Sin embargo cuando se da el salto de NXT a WWE el público es mayor y la gran mayoría nunca ha visto más allá de la WWE, no conocen nada del mundo independiente y no conocen el espectáculo que se da en NXT.

Otro ejemplo de que las cosas que funcionan en NXT no funcionan a veces de la misma forma en WWE, te diré un nombre, Tyson Kidd. Durante años en la lista principal de WWE, en donde simplemente no se conectó con el público. Mucho de esto se debía a las malas decisiones por parte de la WWE, pero el fracaso de su paso sigue estando. En NXT, todo el mundo puede sentarse cerca y comprometerse con Kidd en sus luchas, luchas que son muy buenas en calidad, rapidez y entretenimiento de inicio a fin.

Ejemplo hay varios que podrían ser afectados de este síndrome de NXT es algo y WWE otra, por ejemplo Mojo Rawley. Sólida ética de trabajo y respeto por la lucha libre. Era un jugador de fútbol antes de encontrar su camino en NXT. Probablemente sea uno de los siguientes luchadores de NXT en saltar a WWE.

Mojo Rawley

Las características antes mencionadas son fáciles de comprender para un público íntimo que se ve en NXT. Las dudas llegan sobre si las grandes ausencias de Raw y SmackDown lograran comprender a un personaje como el de Rawley.

El tiempo nos dirá si tipos como Rawley y Rose (suponiendo que hagan algunas mejoras en el personaje de este último) logran su lugar en WWE. NXT recuerda bastante a lo que era el inicio de la empresa multimillonaria actual de WWE, en donde cada episodio de sus show contaba con la sensación intima de una arena como lo era el Manhattan Center.

La intimidad NXT y los personajes hacen que sea un programa muy agradable, Raw y SmackDown suelen tener programas muy diferentes entre sí y muy difícilmente son estables, más desde que Raw ahora dura 3 horas y hemos visto segmentos realmente olvidables. Además, Kevin Dunn no tiene sus fatídicas manos en NXT, sobre quien es Kevin Dunn es el segundo al mando de WWE, un hombre que sabe muy poco de lucha libre y que destaca por ser de los más repudiados por los luchadores dentro de WWE, digámoslo así, a él no le agrada el estilo indie y prefiere lo estetico por sobre el talento y es odiado por muchos debido a que si alguien es apoyado por la empresa depende mucho de él, es cosa de ver casos celebres como Fandango, el ya citado Tyson kidd, el despedido Evan Bourne y el caso más reciente Adam Rose, todo ellos frenados por el segundo al mando de WWE.