El problema con el titulo de los Estados Unidos

Mientras que el Campeonato de los Estados Unidos fue reintroducido a la compañía en 2003, este en los últimos años ha tenido una vida demasiado compleja.

Harley Race, Dean Malenko, Bret Hart, Ric Flair o Sting solo por nombrar algunos, tenían algo en común y era que estaban construyendo el prestigio del Campeonato de los Estados Unidos con sus reinados. Desde los días de NWA, WCW y actualmente WWE, el campeonato ha visto innumerables cambios titulares significativos, mientras que los reinados tras estos cambios pueden no ser realmente lo que necesitaba la empresa.

Igual que sucede con el Campeonato Intercontinental, el Campeonato de los Estados Unidos es claramente sobre la mesa un campeonato secundario. El sostener este tipo de campeonato significaba que una superestrella estaba siendo preparada para grandes cosas. Mientras que muchos, como Roddy Piper, nunca ganaron este título, el viaje de otros como John Cena se disparó después de que capturara este Campeonato del Big Show en WrestleMania 20. Las peleas que fueron disputadas por este Campeonato le construyeron y le colocaron ese prestigio e importancia en él.

Pero el campeonato se ha desvanecido en el fondo. La falta de énfasis en los últimos meses deterioro bastante el cinturón. Es cierto, Roman Reigns defendía el titulo de los Estados Unidos en prácticamente todos los House Show, pero esos show al no ser televisados, suelen no tomarse como algo canónico para las historias de WWE.

Y para los fanáticos que nos quejábamos de las excusas defensas de Roman Reigns, debemos recordar que cuando Dean Ambrose conto con el cinturón por más de 300 días, cuando él estaba en The Shield, se vivió un panorama similar, por lo que este no es un problema nuevo. Es la misma canción y baile cada vez que hay un nuevo campeón coronado. Los aficionados están entusiasmados por el prestigio que precede al campeonato, pero tarde o temprano se convierte en algo aburrido porque no han tenido un buen manejo.

Es casi como un juguete brillante, una vez que un niño tiene el juguete es lo mejor por un rato, entonces, se convierte en algo aburrido. Se le deja a un lado y no vera más la luz del día.

Cuando John Cena capturó este título hace dos años, una parte importante de su reinado fueron los retos abiertos por el campeonato, algo que solía ocupar Raw cada semana. Fue por eso su reinado tuvo éxito, puso énfasis en el campeonato y que este significaba algo una vez más.

Pero una vez que Cena perdió el campeonato, el titulo se desvaneció en la oscuridad. Los últimos reinados de Rusev fracasaron por la monotonía de un personaje clásico que aparentemente por nacer fuera de los Estados Unidos, es prácticamente retratado como un enemigo nacional y luego el reinado de Roman Reigns probablemente ha estado a la par del pésimo reinado de Ambrose cuando era parte de The Shield.

El actual campeón Chris Jericho fue una gran elección para tratar de revivir el campeonato, simplemente porque es una de las mejores estrellas de Raw, pero necesita alejarse del actual panorama del título Universal.

Todo esto no quiere decir que quienes llegaron a ser los titulares fueron malas decisiones, porque ciertamente no lo eran, pero la falta de concentración sobre crear una historia para el título, es más, el titulo era relegado por otras historias, lo que hacía que la empresa desechara toda la escena media, una escena llena de nuevos talentos en auge y ahora se tiene una oportunidad perfecta para construir nuevamente el legado con el campeonato. Raw necesita ocupar de mejor manera su escena media y ese ha sido el principal problema con este título en los últimos años, no ha sido utilizado para eso.

También te puede interesar

Reply