Como AJ Styles, Kevin Owens y compañia han cambiado WWE

Ser luchadores reconocidos en el circuito independiente, supone que Vince McMahon puede llegar a ser tu máximo enemigo o al menos eso era lo que sucedía hace no mucho.

Los luchadores que venían desde fuera de WWE, solían ser catalogados por el presidente de este circo y directivos, como tipos que no eran lo suficientemente buenos para competir bajo las luces más brillantes, en los mayores escenarios, ni debían ser rostros vinculados a la empresa más grande de wrestling.

Sin embargo, haciendo un camino rápido hasta el 2016 y vemos algo que hace años era impensado. Las superestrellas más importantes son aquellos hombres y mujeres que iniciaron sus carreras en TNA Wrestling o Ring of Honor. Desde la rápida ascensión de AJ Styles, hasta el inesperado viaje al Campeonato de Kevin Owens, este año ha presentado una mirada nueva al producto de la WWE.

¿Por qué el cambio repentino de filosofías?

Se agotaron las opciones.

Veamos un poco el pasado, específicamente a finales del 2000, se dio la ascensión de superestrellas como John Cena, Randy Orton y Brock Lesnar, pero también fue el comienzo del agotamiento de figuras icónicas como Triple H, Shawn Michaels, The Undertaker y Rey Mysterio, mismo fenómeno que se vivió una década después, se agotaron figuras como Orton y Cena, pero a diferencia del pasado, no se vio el ascenso de nuevas figuras creadas por WWE o mejor dicho, no se pudo repetir ese éxito.

Raw decepcionante the shield

Con el paso del tiempo, llegamos al 2012 con la llegada de The Shield, un trío de talentos que mezclo los esquemas tradicionales de la empresa, con estrellas formadas en otras empresas, básicamente, llegaron a llenar ese vacío que se generaba en WWE.

Rollins un ex campeón de ROH, un luchador completo en muchos aspectos, pero que logro llegar a la cima a pesar de no ser un producto tradicional de WWE. Dean Ambrose es un ejemplo similar pero en menor medida, ya que este es un ex campeón de CZW, una empresa que destaca más por combates que en realidad son show con excesos de violenta, muchas veces, llegando a ser más absurdo de lo habitual.

Por el lado de Roman Reigns, este si es un producto tradicional de WWE, un apuesto ex futbolista con una imponente imagen, por lo que estaba destinado a la grandeza por dichas características dentro de lo que es WWE.

La anterior descripción de tres ex campeones de WWE nos deja ver algo claro, la fórmula de solo premiar a los productos de WWE, ahora se veía mezclada con otras estrellas sin importar el origen de estas, algo que llego de la mano de las nuevas demandas de los fanáticos.

Los fanáticos actuales de la WWE ya no se encuentran dispuestos a sentarse y aceptar todo lo que WWE les arroje. Muchos son inteligentes, obstinados y conscientes de lo que realmente quieren. En el año 2016, pareciera que los que se quiere es ver a estrellas independientes de las que habrán visto y oído mucho, recibir oportunidades de convertirse en grandes estrellas en la empresa de McMahon.

Son conscientes de que Styles y Owens ha entregado clásicos en todo el mundo, por lo que ahora es más sencillo percatarse que hay más cosas aparte de WWE, parece algo obvio para la mayoría, pero es cosa de recordar que en el pasado no se tenían tantas facilidades, es decir, antes no existían sitios de video streaming.

Pero aparte de Owens, Styles, Rollins o Ambrose que antes fueron mencionados que llegaron desde un mundo diferente a la WWE, es imposible no hablar de Daniel Bryan.

El mundo de la lucha libre fue testigo del movimiento del “sí” y cómo esto afectó a la WWE. Durante mucho tiempo Bryan, antes conocido como Bryan Danielson, era considerado como el mejor luchador del planeta. Bryan llego a la WWE y los aficionados cada vez más exigían a esta figura.

Hay que recordar que Daniel Bryan en realidad llego a ser despedido en dos oportunidades por parte de WWE, primero cuando era un joven artista en el 2002 y luego durante el ángulo de invasión de Nexus a Raw. Tras eso, el público lo seguía exigiendo.

Finalmente Bryan recibió el visto bueno de la administración en WrestleMania XXX, luego de que los aficionados exigieran eso. Hay que recordar que el Royal Rumble 2014 y Royal Rumble 2015 se vieron estropeados porque el público no recibió lo que quería, ellos no querian a Batista y Roman Reigns encabezando Wrestlemania, ellos querían a Daniel Bryan.

Desde lo que sucedió con Bryan, la audiencia finalmente se ha dado cuenta que pueden tener una voz y se dan cuenta que pueden tener un verdadero efecto sobre la dirección que toma la empresa, lo que ahora se considera como una nueva era en WWE. En resumen, se dieron cuenta que era estúpido aceptar todo lo que se les arrojaba en el rostro, especialmente cuando no les gustaba.

Tipos como Owens, Styles, Rollins, Ambrose, Zayn y cada nueva estrella indy son el reflejo de esta nueva dirección de la empresa de Vince.

Una mejor calidad en el ring

Aj Styles SmackDown

Mientras que los creativos de WWE y la gestión pueden empujar continuamente a Superstars por las gargantas de sus fanáticos, llega un punto en donde esa presión no resiste y buscan opciones que entreguen un mejor espectáculo dentro de una lucha.

Dentro de esa búsqueda nos encontramos con un hombre como Styles, quien lleva cerca de tres años como posiblemente el mejor luchador del planeta. Su habilidad y su capacidad de entregar un rendimiento consistente contra cualquier oponente, ha sido una gran parte de su éxito en WWE.

Él irrumpió en la escena en enero del año pasado y procedió a tener grandes luchas contra cualquier, pasando desde el Miz, Chris Jericho y Roman Reigns, entregando tres tipos de espectáculo muy variado. Su especie de adaptabilidad hizo que ganara elogios y el respeto de un público que aprecia lo que le entrega en el ring.

Lo mismo se puede decir de Owens, quien se transformó en uno de los tipos importantes de WWE. Ya sea trabajando en Raw o SmackDown, en un PPV o un House Show, el flamante campeón Universal de WWE ha llevado sobre sus hombros la empresa hablando meramente desde la perspectiva del trabajo en el ring.

Junto a los antes mencionados Zayn, Neville, Rollins, Ambrose y compañía, todos han ayudado a compensar un producto creativo que se encontraba en quiebra.

La capacidad para desafiar las ideas preconcebidas de Vince McMahon ha cambiado la lucha libre profesional tal como la conocemos.

Ahora lo conocido como una nueva Era, puede ser un término para explicar un cambio de ideología dentro de WWE.