Crítica SmackDown 21 Marzo 2017

Más vale tarde que nunca dicen por ahí. El show de SmackDown de esta semana se centró en cosas como John Cena y Nikki Bella, incluso de manera indirecta y de hecho, esas maneras indirectas eran mejor que lo original, ya llegaremos a eso, AJ Styles se mostró contento por su ataque a Shane McMahon en el show de la semana anterior y los títulos por equipos estaban en juego.

Aj Styles abre el show

Aunque no fue tan potente como lo sucedido el pasado martes, Styles es excelente como un villano carcajeante y arrogante. Claramente él está divirtiéndose con el papel.

El segmento mostró otro violento altercado, dando a los fanáticos una razón para mantener la atención en TV.

Títulos por equipos American Alpha vs The Usos

Los dos equipos entregaron una tonelada de energía en este combate, especialmente en el último tercio del mismo.

La mejor lucha del show, que se puede criticar por su final barato con los Usos haciendo uso de las cuerdas en la región baja de Jordan deja la puerta abierta para una revancha, algo que convenientemente puede pasar en Mania.

Total Bellas

Y tal como lo predecíamos en el pasado, el feudo es horrible, pero las promos son geniales. Por otro lado esta pelea hábilmente está mezclando cuestiones reales con el drama dentro del guion, en donde se incluyen cosas como que Cena entierra al talento joven y que Nikki Bella solo consigue ciertas cosas por ser la novia de Cena, el secreto a voces de WWE trasladado a pantalla.

Sobre las imitaciones, la impresión robótica del Miz sobre Cena fue divertida, pero Maryse se robó el show. Ella se metió en este papel y floreció como una versión mucho mejor que la original.

Grandes promos, pésimo feudo.

Baron Corbin vs Randy Orton

Corbin y Orton produjeron una lucha sólida. La acción terminó temprano para avanzar en la pelea por el título IC, todo esto con el agotador “acabado por distracción”.

Bray Wyatt dirige un ataque en contra Randy Orton

La rivalidad entre el Orton vs Wyatt realmente ha funcionado a su propio paso, y este fue el último ejemplo de su creatividad ajena a todo lo que sucede en WWE. Se ha mantenido un tono oscuro, inquietante y eficiente. Sin embargo, el diálogo fue un poco demasiado esotérico, algo que suele llevar a la confusión de manera innecesaria. El hacer la narración con un toque más accesible para todos haría maravillas para este feudo.

John Cena vs Fandango

Fácilmente lo peor del SmackDown de esta semana. Tal como fue la reciente lucha contra Carmella y James Ellsworth, esto era un calentamiento para Cena y Nikki Bella, siendo algo tonto y nada divertido.

Literalmente la imitación de Tyler Breeze de Nikki Bella fue lo único a destacar de este segmento y eso solo saco risas baratas. Esta unión mixta de Cena y Nokki parece que solo será una excusa para que finalmente en Wrestlemania Cena le pida matrimonio a su novia, bastante cursi, pero de seguro a alguien le pareciera romántico, aunque claro, considerando que el ultimo matrimonio de Cena se terminó por una infidelidad de su parte con la actriz porno Kendra Lust, al parecer el firmar un contrato conyugal no puede ser lo ideal para esta relación, nos encanta pensar mal.

Becky Lynch vs Carmella

Otro segmento corto que solo fue una forma rápida de poner a todas las mujeres de SmackDown en el mismo escenario.

WWE aún no ha revelado la estipulación por la pelea por el título femenino de SmackDown en WrestleMania, por lo que uno debe preguntarse ¿Estamos por ver una repetición del invitacional de Vickie Guerrero por el campeonato de Divas que se vio en Wrestlemania 30? Si es así, aburrido.

Shane McMahon confronta a AJ Styles

Hubo un retraso largo entre McMahon llamando a Styles y el fenomenal llegando al ring, eso fue bastante incómodo.

Por otro lado, Bryan intentando vender al Comisario como una amenaza para Styles, realmente es otro de los momentos incomodos de la rivalidad, algo que también se vio hace un año cuando Shane trataba de venderse como un rival para el Undertaker, es difícil cuando se enfrenta a un hombre que aparece todas las semanas entregando un gran espectáculo vs un hombre que no sube a un ring desde hace un año.

El spot de McMahon saltando sobre la mesa, por segundo año seguido, trata de dar intensidad a un feudo extraño, especialmente cuando la lucha de Style vs Shane no tiene ningún tipo de estipulación, probablemente lo volvamos a ver en Mania.

También te puede interesar