Crítica Raw 02 enero 2017

Raw no paso por ningún gran cambio después del nuevo año. Es el mismo show, con los mismos argumentos y la mala planificación que plagaban nuestra pantalla en el 2016.

Lo destacado de Raw fue cuando Braun Strowman se mostró como un Leviatán desatado y cuando Goldberg estaba parado en el centro del escenario. Pero por estos momentos destacados, fueron muchos más los momentos decepcionantes.

Raw sigue luchando por mostrar la división peso crucero sin un real avance. Se ha demostrado cero capacidad para conseguir cualquier drama entre Rusev vs Big Cass. Y el show se niega a apartarse de su fórmula obsoleta para iniciar sus show. El año es joven, pero hay mucho que analizar y criticar dentro de la marca roja.

Segmento inicial

Un año nuevo en la Nueva Era, pero Raw comenzó por el mismo viejo camino, con una larga promoción con la pesada figura de autoridad. El segmento se generó para configurar los combates de la noche, pero fracasó en entretener.

Raw muy a menudo tiene este mismo segmento genérico de apertura.

Kevin Owens vs Seth Rollins

Lo que podría haber sido una buena lucha, terminó de manera abrupta gracias a la reserva horrenda de la cual es víctima Owens. ¿Por qué KO piensa que el atacar a Rollins con la campana no le costaría la pelea? Es un error hacer ver al campeón universal tan estúpido y eso es culpa de los guionistas de Raw que son pésimos.

Rollins y Owens están lejos de poder entregar una lucha que no se sienta como algo más del montón, gracias a que literalmente ya la hemos visto un montón con el mismo tipo de final.

Cesaro vs Karl Anderson

Si el Club se va a mover como los nuevos contendientes por los títulos, necesitarán más victorias como éstas. Anderson añadió una victoria a su record, pero no es suficiente, han acumulado tantas derrotas que WWE tiene un largo camino para transformar al Club en un equipo con algo de credibilidad.

Anderson y Cesaro tenían un química sólida, manteniendo sus estilos respectivos. Sin embargo, WWE tiene que tener cuidado. Los duelos repetidos últimamente han sido un asunto negativo en Raw y esperamos que esta rivalidad no sufra de eso.

En una hora solo vimos dos luchas de cerca 8 min cada una, el resto fue pura publicidad y promos de videos del pasado.

Sami Zayn vs Braun Strowman

Con esto iniciamos la segunda hora de Raw.

Un final mediocre lastimo una lucha que a pesar de no ser excepcional, en este Raw tan pausado logro generar el mayor interés en el público.

Strowman y Zayn desempeñaron su papel perfectamente. El Leviatán devoro a un héroe que parecía nunca rendirse. Fue una buena historia contada en una lucha sólida.

WWE debe aprovechar impulso de Strowman a toda prisa, debido a que no pareciera ser un hombre que logre realmente tener un impulso a largo plazo, especialmente por su estilo de lucha que se ha basado en solo aplastar a sus rivales.

Titus O’Neil vs Xavier Woods

Esto no tenía ningún sentido y quizás por eso nos logró sacar unas carcajadas. El segmento y la pelea en realidad no hicieron nada por nadie, aparte de solo ocupar tiempo en TV.

WWE tendrá que encontrar algo más sustancial para el nuevo día en un futuro cercano. O’Neil por su parte no es la respuesta para mantener al grupo siendo algo interesante.

Cedric Alexander vs Drew Gulak

El acabado de la lucha con una distracción y luchas cortas no son elementos que realmente aporten a la división crucero. Es bueno que Dar y Alexander desarrollen cierta animosidad, pero la lucha que siguió a su interacción fue en gran parte algo olvidado.

Alexander es un atleta increíble, pero no hemos tenido oportunidad de verlo mucho en el ring.

Titulo de los Estados Unidos Roman Reigns vs Chris Jericho

Agreguen el meme de esto ya se ha visto. Como antes fue señalado, Raw está sufriendo de algo curioso, repite muchas luchas que ya se han visto recientemente y el Jericho vs Reigns por el título de los Estados Unidos es precisamente eso, una repetición incluso cuando Jericho se muestra como un veterano astuto y Reigns muestra algo más de variedad.

Es sorprendente que Reigns aún no pierda el título. El Campeonato de los Estados Unidos se ha desprestigiado gracias a que ha quedado en el olvido dentro de lo que es la búsqueda de Reigns de quitarle el titulo Universal a Owens.

WWE debe dejar que otra persona sujete el oro para tratar de revivir la zona media (midcard) la cual actualmente se encuentra muerta en Raw.

Brian Kendrick vs TJ Perkins

¿Qué hace la WWE con la división de peso crucero? Este tipo de pelea apresurada, no hace mucho para nadie.

De seguro Perkins consiguió una victoria sobre su rival, pero tuvo muy poco impacto. Estas luchas recuerdan lo que eran las luchas de Divas en el 2008, cortas, inconsecuente, con historias mínimas.

Big Cass vs Jinder Mahal y Rusev

La rivalidad de Cass y Rusev ha sido terrible. WWE se apresuró en lo que podría haber sido una historia del gran hombre sobreviviendo contra dos adversarios. Esta es la desilusión más reciente entre todos los involucrados.

Por lo menos no vimos cualquier intento de acoso sexual que ha sido la especialidad de Amore en el último tiempo.

El dúo Mahal y Rusev tiene muy poco potencial. Es un emparejamiento aleatorio con poca explicación. Sólo funciona para hacer el que búlgaro no esté en desventaja en su extraña rivalidad con Enzo y cass.

Bayley vs Nia Jax

Mientras que no fue una lucha estelar o similar a sus enfrentamientos en NXT, había un montón de historia que no vimos, gracias Fox Sport 2 por caerte durante la transmisión.

Gano Bayley y nos negamos a analizar algo que no vimos, no nos odien.

Kevin Owen Show

El segmento entrego una serie de momentos frescos. Owens frente a Goldberg fue llamativo, incluso el careo entre Reigns y Goldberg también puede caer en esa categoría. Pero luego vimos un montón de cosas que no comprendimos.

Por alguna razón, WWE hizo que Strowman de la nada terminara el show sin ser ese leviatán que vimos temprano en la noche, además, después de una doble lanza, todos saliendo del ring como si nada, se sintió tan antinatural dentro de la misma narrativa de WWE que nos generaba confusión, por ahí leímos que fue un final improvisado debido a que Raw se quedó sin tiempo y uno se pregunta ¿Como un show de tres horas se queda sin tiempo? Simple, todo es culpa de una mala organización, algo clásico de WWE.

Otro año, pero Raw sigue siendo lo mismo de siempre, por ende, las conclusiones son las mismas de siempre, cerca de 20 minutos destacados, el resto, fácilmente olvidable, especialmente cuando es mera publicidad. Lo mejor que podría suceder en el 2017 para Raw, es que deje de durar tres horas.


También te puede interesar